Con el Xperia C4, Sony combina ambas características para atraer a los fanáticos de los selfies, y añade opciones de software que permiten poner nuestra cara en un cuadro, como la Mona Lisa, además de realizar otros trucos divertidos.

La japonesa apuesta por estas funciones para promocionar su nuevo modelo, pero el smartphone tiene otras cualidades a tener en cuenta. Por ejemplo, su  pantalla de 5,5 pulgadas y 1080p de resolución, cámara trasera de 13MP, y batería de 2600mAh, que permite más de ocho horas de visionado de vídeo en modo Stamina.

Integra, además, un procesador MediaTek de ocho núcleos a 1,7 GHz de velocidad, que asegura su rendimiento y velocidad, y funciona con Android Lollipop.

El nuevo terminal llegará a "mercados seleccionados" el próximo mes de junio y no se han desvelado sus precios, pero sí que estará disponible en blanco, negro y verde menta. Habrá también un modelo con ranura para tarjeta SIM dual.