Ello significará que el 90% de los pasajeros de vuelos europeos podrán permanecer accesibles durante sus viajes, según ha informado la Comisión. Los sistemas comerciales actualmente previstos para los aviones  funcionarán con teléfonos que soporten GSM y operen en la banda de frecuencias de 1800 MHz, el tipo de terminal utilizado por el 90% de los pasajeros europeos de acuerdo con las estimaciones de la Comisión.

En el futuro, los reguladores nacionales podrán conceder licencias que conviertan estos servicios móviles en una realidad. El primer paso, y el más importante, la aprobación oficial de toda Europa, está dado.

Como ha subrayado Viviane Reding, comisaria europea de telecomunicaciones, “los servicios de telefonía móvil durante los vuelos son un nuevo servicio de gran interés para los usuarios, especialmente para los viajeros de negocio, quienes suelen requerir permanecer accesibles allá donde se encuentren”.

Reding ha advertido que, en cualquier caso, de la conveniencia de mantener el control sobre el coste de los nuevos servicios, cuyo precio será fijado por el proveedor local de cada usuario. “Si las facturas por su uso resultan desmesuradas, el servicio no despegará”, ha subrayado la comisaria europea.

Las primeras llamadas móviles autorizadas en vuelos comerciales fueron realizadas el mes pasado en los Emiratos Árabes, tras la introducción por Emirates Airline del sistema AeroMobile, desarrollado por la joint-venture entre Telenor y ARINC.

El servicio europeo será soportado por OnAir, operador que utiliza satélites como sistema de backhaul y con el que los proveedores nacionales deberán establecer acuerdos de itinerancia. Permitirá la realización de hasta 12 llamadas simultáneas en un mismo avión.