El presidente de consumo de Huawei, Richard Yu, ha asegurado que la compañía se está quedando sin suministros de sus chips para smartphone HiSilicon Kirin y que las sanciones estadounidenses harán que se pare la producción de sus procesadores de alta gama.

Así lo informa The Associated Press, que también se hace eco de las palabras de Yu durante su intervención en la conferencia de la industria china China Info 100:

“Es una gran pérdida para nosotros. [...] Por mala suerte, en la segunda ronda de sanciones de Estados Unidos, nuestros fabricantes de chips solo han aceptado pedidos anteriores al 15 de mayo. La producción cerrará el 15 de septiembre”, ha asegurado Yun. “Este año puede que sea la última generación de los chips de alta gama Huawei Kirin”.

Se cree que Huawei tiene suficientes chips para su próximo móvil Mate 40, aunque este puede que sea el último smartphone Huawei en utilizar los propios procesadores de alto rendimiento de la compañía china.

Las continuas sanciones de Estados Unidos sitúan a Huawei en la Lista de Entidades del país, lo que le prohíbe comercializar con compañías estadounidenses. Hasta ahora, había podido seguir produciendo sus chips Kirin, que encontramos en los móviles P40 y P40 Pro.

Pero ahora, los contratistas encargados de hacerlos deberán parar el 15 de septiembre ya que utilizan tecnología de fabricación estadounidense. Ya habían rumores de que eso terminaría así el pasado mes de febrero.

Los Estados Unidos sigue acusando a Huawei de crear tecnología que le sirve al Partido Comunista Chino filtrar información, algo que presentaría un gran riesgo para la seguridad. Huawei lo niega, pero la administración de Trump sigue su lucha contra la compañía.

Hay quien considera que Trump está utilizando Huawei como cabeza de turco para ir contra China. En cualquier caso, Huawei está en el medio de la gran guerra comercial que existe entre ambas potencias mundiales.

Estas informaciones del fin de los chips Kirin llegan poco después de que se supiera que el presidente de Estados Unidos ha emitido dos órdenes ejecutivas para restringir las apps chinas WeChat y TikTok, que ahora Microsoft y Twitter quieren comprar.