Samsung ha desarrollado lo que anuncia como la pantalla LCD más delgada. Con un grosor equivalente al de una tarjeta de crédito, está diseñada para ser utilizada en teléfonos móviles.

La pantalla tiene un grosor de 0,82 milímetros y, combinada con un nuevo método de insertar la pantalla en los dispositivos, permitirá a los fabricantes ahorrarse entre 1,4 y 2,4 de milímetros de grosor en sus teléfonos.

La reducción de tamaño se debe en parte a una nueva tecnología de ensamblaje desarrollada por Samsung llamada i-Lens. La mayoría de las pantallas de teléfono utilizan una pieza de plástico reforzado que se sitúa un pocos pocos milímetros por encima del LCD para protegerlo. Con iLens, Samsung ha encontrado el modo de incorporar una lámina protectora directamente en el dispositivo, de un modo que mejora su resistencia a los golpes y la facilidad de lectura, según la compañía.

Esta técnica hace que sea más fácil leer el dispositivo en el exterior, porque elimina el reflejo que tiene lugar en las láminas de pástico utilizadas en los diseños ya existentes. Las pantallas estarán disponibles en tamaños diagonales de 2,1 y 2,2 pulgadas. Ofrecen una resolución de 240 x 320 píxeles y un ratio de contraste de 500:1. Samsung espera que la producción en masa de comienzo en la segunda mitad del próximo año.