El Galaxy Z Flip 3 fue un éxito. En su lanzamiento, el pasado mes de agosto, me impresionó y, según Omdia, Samsung vendió más unidades del Flip 3 en solo cinco meses que de todos los demás teléfonos plegables juntos en todo el año 2021.

Sin embargo, nadie es perfecto, y aunque me encantó el Flip del año pasado, tuve que reconocer sus defectos: carga lenta, duración limitada de la batería y una cámara bastante básica para los estándares de los buques insignia.

Sin embargo, es evidente que Samsung piensa lo mismo. Por mucho que el Z Flip 4 de este año sea una actualización iterativa (y no nos equivoquemos, lo es), casi todos los ajustes que ha hecho la compañía están dirigidos a mejorar esos puntos débiles, al menos hasta cierto punto.

La carga por cable del Flip 3, indudablemente lenta, de 15 W, ha sido mejorada a 25 W. Eso sigue siendo relativamente lento para los estándares de Android, pero está en línea con otros buques insignia de Samsung actuales, y tampoco muy lejos de lo que Google ofrece en sus teléfonos Pixel.

La batería fue uno de los mayores inconvenientes del año pasado: el Flip 3 apenas duraba un día en su lanzamiento, y la duración de la batería solo hace que empeorar.

Este año, Samsung ha apostado por tres mejoras para solucionar el problema, con una pantalla AMOLED más eficiente, un Snapdragon 8+ Gen 1 significativamente más eficiente y un aumento de la capacidad real de la batería.

No he probado el Flip 4 durante el tiempo suficiente para decir cuánto dura ahora, pero los representantes de Samsung me dijeron que tiene un promedio de tres horas más de uso típico en comparación con el modelo del año pasado, y que lo han visto funcionar hasta 36 horas.

Una vez más, es poco probable que desafíe a los móviles con mejor batería, pero sí que hace que el Flip se acerque a la media y deje de ser un caso atípico.

Luego está la cámara. A primera vista, no parece haber cambiado nada: sigue habiendo solo dos objetivos traseros, una cámara principal y otra ultra gran angular, y ambas utilizan sensores de 12 MP.

Samsung Galaxy Z Flip 4

En el interior, las cosas han cambiado más: la cámara principal utiliza un nuevo sensor más grande. Samsung dice que es un 65 % más brillante, con píxeles más grandes, ahora de 1,8 μm.

A la práctica, esto significa que las fotos son más brillantes y detalladas, con un rango dinámico superior. La mejora es modesta en condiciones de luminosidad, pero el nuevo sensor es revolucionario en condiciones de poca luz.

El Z Flip 4 (segunda foto) captura más detalles y mejores colores, y todo esto mientras expone las fuentes de luz de forma correcta:

Cámara Samsung Galaxy Z Flip 3

Cámara Samsung Galaxy Z Flip 4

Hay que hacer una aclaración: no, esto no sitúa la cámara del Z Flip 4 en línea con otros teléfonos insignia de Android. La propia línea Galaxy S22 de Samsung sigue siendo más potente que el Flip 4, y además cuenta con un teleobjetivo.

Pero, mientras que la cámara del Flip 3 parecía básica para su precio, la del Flip 4 es suficientemente buena. No, no es excepcional. No, todavía no ofrece ningún zoom óptico (por otra parte, tampoco lo hacen el iPhone 13 o el Pixel 6).

Pero está más cerca de la cámara que se podría esperar de cualquier otro teléfono a este precio, y es lo suficientemente potente como para que solo los entusiastas de la fotografía serios encuentren muchas cosas a reprochar.

Samsung Galaxy Z Flip 4

Estas no son las únicas novedades. Pero los demás cambios de Samsung (ajustes en el diseño de las bisagras, mejoras en los widgets de la pantalla de cobertura, la adición de una opción de almacenamiento de 512 GB) no son actualizaciones fundamentales para el funcionamiento del teléfono.

El problema sigue siendo la durabilidad. El Z Flip 3 del año pasado era más resistente de lo que esperaba; incluso dejé caer mi ejemplar de muestra en una calle empedrada, resultando en una buena abolladura justo en la bisagra, y siguió funcionando.

Aun así, conozco a dos personas que compraron el teléfono y, tras un año de uso diario, la pantalla ha empezado a partirse y a agrietarse a lo largo de la bisagra.

Samsung dice que también ha hecho mejoras en este aspecto. La bisagra ha sido rediseñada, el pliegue es menos profundo y, al parecer, también ha cambiado el "cristal ultrafino" utilizado en la pantalla.

Sigue teniendo la certificación de resistencia al agua IPX8 del año pasado (que sigue siendo única entre los plegables de Samsung) y Gorilla Glass Victus+ y Armour Aluminium recubren el cuerpo de cristal y el marco metálico respectivamente.

Samsung Galaxy Z Flip 4

Todo esto son buenas noticias, pero tras 20 minutos usando el Flip 4, no me siento del todo seguro de decir que es lo suficientemente resistente como para durar uno o dos años de uso. Eso es algo que tampoco sabré decir cuando lo pruebe durante una semana para escribir mi review.

El Flip 4 parece ser más resistente que antes, pero cualquier comprador potencial deberá aceptar el riesgo.

El Flip del año pasado se vendió tan bien que el objetivo de Samsung este año es la consolidación: conseguir un poco más de cuota de mercado, ganarse a unos cuantos clientes de confianza y demostrar que el Flip 3 no fue una casualidad.

En este sentido, es lógico que Samsung haya corregido los puntos débiles del teléfono y le haya dado una segunda oportunidad a los compradores que se resistieron a la batería o a la cámara la última vez.

Millones de compradores estaban dispuestos a hacer concesiones con el Flip 3, no tener las mejores prestaciones de Samsung a cambio de poder tener un teléfono plegable. Este año, Samsung espera que otros millones no tengan que hacerlo.

El Galaxy Z Flip 4 tiene un precio inicial de 1.099 € y ya se puede reservar en la web de Samsung.

Artículo original publicado en Tech Advisor.