Llevo utilizando el nuevo Samsung Galaxy Note 20 Ultra 5G un par de días y puedo confirmar que es demasiado: demasiado caro, bulto de la cámara demasiado grande y demasiada pantalla.

El Note siempre ha sido el “más” de los smartphones, pero personalmente nunca llegué a pensar que sería demasiado hasta ahora.

Samsung atiborra el Note con todas las funciones más premium, como el S-Pen, que curiosamente ningún otro fabricante de móviles ha intentado copiar (a excepción de los dispositivos de gama media de LG). Y aunque es carísimo, siempre había creído que merecía la pena si querías tener lo mejor de lo mejor en un móvil Android.

El Note 9 fue un clásico, un móvil que combinó un diseño industrial con cámaras potentes y un buen rendimiento. Es también la última vez que Samsung le dio a los usuarios de Note exactamente aquello que querían: un teléfono.

Antes podías obtener el Note año tras año sabiendo que era el que Samsung consideraba el mejor móvil posible. El Note 9 llegó hace tan solo dos años, y el año pasado me encantó el Note 10 Plus. Pero ahora, la serie Note es un desastre.

El Note 10 y el Note 10 Plus del año pasado eran demasiado parecidos, y es que el Note más grande solo ofrecía mejor resolución de pantalla y una batería de más capacidad. Eso era prácticamente todo, y además tenían el mismo aspecto. Ahora, el Note 20 Ultra es extrañamente superior al Note 20 estándar sobre papel. Este último tiene una parte trasera de plástico y una pantalla 60Hz, y cuesta 1.009 € si lo quieres con 5G.

Puedes tener una pantalla 90Hz, una parte trasera de vidrio y 5G por 399 € con el OnePlus Nord. Cierto, este móvil no tiene stylus pero venga, Samsung. Tendría que haber solo un Note como antes y no esa oferta extraña.

Samsung Galaxy Note 20 Ultra

El Note 20 Ultra, solo disponible con 5G, cuesta desde 1.249 € y me decepciona. Su cuerpo es más grueso de lo que esperarías y no tengo ninguna duda de que es para disimular el gran bulto de la cámara. No me gustaba en el S20 Ultra y no me gusta tampoco aquí. Ni todos los emoticonos con ojos de corazón del mundo de los tuits durante el lanzamiento ni el nuevo color Mystic Bronze podrían taparlo.

Ese grosor podría deberse también a la batería de 4500 mAh, algo superior a la de 4300 mAh del Note 10 Plus. Teniendo en cuenta que la versión Exynos del Note 10 Plus no tenía una batería espectacular, optaría antes por un Note 20 Ultra algo más grueso pero con una autonomía de la batería mejor. Ya veremos.

El nuevo acabado mate del móvil es positivo ya que disimula las huellas dactilares, pero combinado con su calidad de fabricación, se siente como de plástico y el móvil parece vacío. Es tan complicado de manejar que querrás protegerlo con una funda en cualquier caso, lo que lo hace todavía más excesivo. He tenido que guardarlo en mi mochila de tantas veces que se me ha caído del bolsillo.

Dejaré mi opinión sobre su rendimiento cuando haya pasado más tiempo con él, y me imagino que en nuestra review diremos que es uno de los mejores móviles del mercado. Pero para un servidor, la serie Note está perdida. Ha pasado rápidamente de ser el mejor móvil Android al Note 20 Ultra, una extravagancia ordinaria con un hardware que intenta mantener todos los componentes embutidos.

Samsung Galaxy Note 20 Ultra

Debo decir que la pantalla 120Hz es preciosa, y es lo que hace que este móvil sea superior al resto. Samsung se supera cada año con los paneles del Note, y eso no ha cambiado. Sumas a eso el S-Pen y tienes el mejor móvil para tomar notas del mercado, incluso si los nuevos gestos de aire son innecesarios.

Personalmente apostaría por el Note 10 en oferta: básicamente el mejor móvil para tomar notas que puedas comprar, y todavía recibe actualizaciones de software (tres versiones del sistema operativo según Samsung).

Entiendo que la pandemia hace que cualquier móvil caro resulte una extravagancia innecesario, pero incluso sin este contexto, el Note 20 Ultra resulta demasiado.

Artículo original publicado en Tech Advisor UK.