Lo asegura el diario  Korea Times, que dice que el fabricante ya ha revivido 15 millones de órdenes de pedidos por parte de tiendas y operadores para el S6 y 5 millones para el Galaxy 6 Edge.

El Galaxy S6 funciona con un chip de la firma, el Exynos de ocho núcleos, y cuenta con 3GB de RAM. Tiene una pantalla de 5,1 pulgadas Quad HD Super AMOLED, batería de 2.550mAh, y su cámara es de 16 megapíxeles.

El Galaxy S6 Edge, por su parte, es el primero que cuenta con una pantalla curva en ambos laterales y cuenta, al igual que su compañero, con un acabado de metal y cristar, que pone en evidencia la apuesta de Samsung por la calidad.

La noticia no puede ser mejor para Samsung que debe contrarrestar el impacto de Apple y su iPhone6, y otros competidores del espacio Android, como el HTC One y los nuevos modelos de LG.