El Servicio Federal Antimonopolio de Rusia considera que a Google y su filial irlandesa, que es la que contrata con clientes fuera de EEUU, abusaron de su posición dominante en el mercado.

La autoridad antimonopolio abrió el caso el pasado mes de febrero, tras una denuncia del motor de búsqueda ruso, Yandex, que también desarrolla aplicaciones móviles y dispone de su propia tienda de aplicaciones Android.

Como explica PCWorld.com, el organismo ruso dice que Google ha vulnerado las leyes del país al respecto, al exigir a los fabricantes de teléfonos que instalen su propia tienda de aplicaciones, las aplicaciones y el sistema de búsqueda en sus modelos Android para el mercado ruso, además de tener que colocar sus apps en la pantalla principal de los dispositivos. Y esto, según la autoridad rusa, tiene como objetivo impedir a los desarrolladores de servicios de la competencia que tengan sus aplicaciones instaladas en los modelos de los proveedores.

Según la legislación del país, Google podría enfrentarse a una multa de hasta el 15 por ciento de sus ingresos por bienes y serviciosen el mercado donde se ha cometido el delito.

El regulador del país emitirá su decisión completa dentro de dos semanas. Entre las medidas que se le impongan, podría estar la eliminación de las cláusulas contractuales que impiden que los fabricantes de teléfonos Android instalen apps y servicios que compitan con Google.