Además del chip de cuatro núcleos, integra un procesador gráfico Mali 400 MP2 de 416MHz en un dispositivo de 143 mm de altura por 71,1 mm de ancho y 8,35 mm de grosor. Todo esto con un peso total de 125 gr con batería incluida, lo que se consigue gracias a una estructura fabricada con una aleación de aluminio y magnesio y un reborde metálico. Estos materiales proporcionan al nuevo dispositivo de Wiko una mayor resistencia y ligereza, al ser dos veces más fuerte que el acero y un 40 por ciento más ligero.

La autonomía es otro de los puntos fuertes del modelo. Es de polímero de litio de 2800 mAh. En reposo ofrece una duración de hasta 380 horas, mientras que en conversación, los usuarios podrán usarlo durante 16,3 horas con una red 3G y 23,6 horas si emplean una conexión 2G. Además, es Dual SIM.

El móvil, que trabaja con Android Lollipop 5.0, tiene Bluetooth 4.0 y USB 2.0 para garantizar una alta conectividad.

Su pantalla,es de 5 pulgadas con definición HD de 720x1280 y tenología IPS, que permite un mayor ángulo de visión y mejor definición de los colores, así como un incremento en el brillo y el contraste.

Disponible en negro, blanco, turquesa y coral, sus características se completan con una cámara principal de 8 Mpx con zoom digital de 4x y cámara frontal de 5 Mpx.