Qualcomm acaba de anunciar Quick Charge 5, el último estándar de carga de dispositivos que llega cuatro años después de que lo hiciera la generación anterior, el Quick Charge 4, y siete desde la llegada del primer protocolo en 2013.

Según 9to5Google, la compañía asegura que Quick Charge 5 es la primera tecnología de carga rápida comercial viable sobre los 100W que está ya disponible para los socios de Qualcomm. 

Cabe decir que tecnologías de carga rápida como Warp Charge de OnePlus y Super VOOC de Oppo no utilizan Quick Charge y han sido desarrolladas de forma independiente. En cambio sí que la podrían utilizar fabricantes que utilizan sus procesadores como Samsung.

Qualcomm asegura que, al cargar una batería de 4.500 mAh, la tecnología Quick Charge 5 puede cargar de 0 % a 50 % en solo cinco minutos y de 0 % a 100 % en un cuarto de hora. Estamos hablando de unas velocidades muy rápidas que, si se implementan bien en los dispositivos, podrían cambiar para siempre nuestros hábitos de carga.

La compañía estadounidense también asegura que la tecnología es hasta 10 grados más fría, un 70 % más eficiente y cuatro veces más rápida que Quick Charge 4. Pero los 100W a los que hacen referencia seguramente se refiere a móviles con dos celdas.

Las baterías con dos celdas pueden regularse de forma más segura. Así, si solo tiene una celda (es el caso de la mayoría de smartphones), el Quick Charge 5 estará limitado a velocidades de 45W. En cualquier caso, lo podremos comprobar pronto.