La gama Huawei P40 ya es oficial ahora que Huawei ha presentado, tras muchas filtraciones, el P40, P40 Pro y P40 Pro+ en un evento de lanzamiento virtual y en streaming. Aunque el P40 Pro y el Pro+ tienen increíbles prestaciones como la pantalla OverFlow, una configuración de cámaras cuádruple y quíntuple y una carga inalámbrica de 40W, el P40 estándar tiene también mucho que ofrecer como he podido comprobar usando el smartphone durante las últimas 24 horas.

Estas son mis primeras impresiones del Huawei P40: lo bueno, lo estupendo y las decepciones.

Qué bonito es

El Huawei P40 es un móvil muy bonito, sin duda alguna, gracias a su combinación de cristal y aluminio que destaca de otros modelos como los Samsung Galaxy S20. En la parte delantera, encontrarás la brillante pantalla de 6,1” con dos agujeros para la cámara y, aunque perceptibles, unos biseles que rodean el panel más delgados que los del iPhone 11.

Pero es darle la vuelta al móvil y quedarse maravillado. El Huawei P40 está disponible en Silver Frosh y Blush Gold, dos acabados nuevos que añaden un acabado mate a la parte trasera de cristal. Pero no se trata de un simple acabado mate: Huawei ha diseñado una parte trasera que es a la vez mate y reflectante, por lo que también verás cómo tu alrededor queda reflejado en ella.

Ah, y a eso hay que añadirle que el acabado suave evita prácticamente que se queden marcadas tus huellas dactilares.

Es difícil encontrar las palabras, como te habrás dado cuenta, y es por eso que te recomiendo que veas mi unboxing del Huawei P40 para hacerte una idea de lo que me refiero. Tanto el P40 como el P40 Pro tienen los mismos acabados Silver Frost y Blush Gold, así como los clásicos acabados de cristal en Ice White, Black y Deep Sea Blue por si el acabado mate no te termina de convencer.

Pero mientras que el P40 es un smartphone muy bonito, no impresiona igual que lo hacen el P40 Pro y el P40 Pro+ gracias a su pantalla OverFlow. Entiendo que el modelo estándar y los modelos Pro se tienen que diferenciar de alguna manera, así que puedo dejarlo a un lado, pero que sea un móvil con pantalla a 60 Hz -y no 90 Hz como los otros dos- es algo más difícil de aceptar.

Una cámara potente

Obviamente, no puedo hablar del P40 sin referirme al bulto de la cámara. Es al mismo tiempo estupendo y molesto: ese bulto grande significa que el móvil no tocará directamente con la superficie de la mesa y quedará inestable, pero la forma que tiene y la sensación que da cuando te fijas en la parte de abajo lo hacen realmente bonito.

Es solo un pequeño detalle, y algo que seguramente ni notes si no sabes que está allí, pero es sin duda una de mis cosas favoritas, como también que el sistema de cámara trasera esté configurado en un mismo módulo para un acabado más completo que el de algunos rivales. Lo bueno es que una funda debería solucionar esa inestabilidad, aunque no lo he podido comprobar todavía.

El bulto está allí por una muy buena razón: el P40 dispone de la misma lente principal RYYB de 50 MP que el P40 Pro y el Pro+, que Huawei asegura que es el sensor más grande y avanzado de cualquier otro smartphone del mercado actual. Debería atrapar más luz y ofrecer un mayor rango dinámico y menos ruido.

Por lo que he podido ver estas últimas 24 horas, esto en gran parte es verdad. Las fotos que he hecho con el sensor trasero de 50 MP tienen mucho detalle y están bien iluminadas incluso en entornos difíciles. El recién introducido Octa PD AutoFocus ofrece un enfoque prácticamente instantáneo, lo que te permite sacar fotos de sujetos en movimiento como niños y animales sin que salgan borrosas. Además no parece haber ninguna demora al usar el disparador, algo que seguramente tenga que ver con la inclusión del chipset Kirin 99- 5G y los 8 GB de RAM.

El P40 también dispone de una lente ultra gran angular de 16 MP y un teleobjetivo de x3 de 8 MP con OIS para mejorar la estabilidad al hacer zoom. Aunque no son equiparables a las cámaras cuádruples y quíntuples de los modelos Pro del P40, siguen siendo muy potentes.

¿Y qué tal las apps?

Huawei ha alcanzado mucho con su AppGallery desde mayo de 2019, cuando perdió acceso a los servicios de Google Play. La tienda en sí está bien construida y las instalaciones de app son casi instantáneas gracias a la experiencia de Huawei en la tecnología de redes. Y aunque todavía faltan las apps de Android más importantes, está mejorando. Ya puedes descargarte apps como Amazon Shopping, Microsoft Office y Snapchat, y también es posible usar otras tiendas como la Appstore de Amazon o sitios como APKMirror para instalar aplicaciones que no están disponibles todavía en AppGallery.

Si tienes un móvil Android, puedes usar la app Phone Clone de Huawei para transferir apps compatibles con el P40, incluso si no están disponibles en la AppGallery. No es la solución perfecta, ya que no podrás actualizar fácilmente las apps que hayas transferido con Phone Clone o que hayas descargado online, pero es una opción para aquellos que quieran usar sus apps preferidas en su Huawei P40.

En resumen

Por ahora me ha gustado mucho el Huawei P40: el diseño es muy atractivo, especialmente el acabado Silver Frost; las cámaras (especialmente el sensor principal de 50 MP) capturan imágenes muy detalladas; y su impresionante rendimiento hagas lo que hagas. Pero no es el buque insignia premium perfecto, ya que no dispone de prestaciones clave como la carga inalámbrica, las cámaras cuádruples y quíntuples del P40 Pro y el Pro+ o la pantalla curvada que Huawei ha usado recientemente en sus gamas Mate y P.

Todo dependerá del precio, y eso es algo que Richard Yu lleva con mucho secretismo hasta la conferencia de prensa, así que no puedo decir mucho sobre la relación calidad-precio del móvil. Por ahora, voy a seguir usándolo durante las próximas dos semanas y escribiré una review completa, así que no os perdáis próximamente mi opinión completa sobre el Huawei P40.

Actualización: El P40 saldrá a al venta el próximo 7 de abril por un precio de 799 € y con 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento.

Artículo original publicado en TechAdvisor UK.