“Tenemos un smartphone diseñado para Windows Phone 7 y que lanzaremos durante el cuarto trimestre de este año, pero no puedo decir más que eso”. Con estas palabras, Peter Chou, presidente de HTC, anunciaba hoy en el marco de celebración de Mobile World Congress, los planes que manejan de cara a lanzar un nuevo dispositivo móvil con el sistema operativo Windows Phone 7.

Y es que, este anuncio de HTC pone de manifiesto el fuerte compromiso del fabricante con Microsoft, aunque sin abandonar por ello su apoyo al sistema operativo para dispositivos móviles de Google, Android. Según apuntan desde HTC, el lanzamiento de la nueva versión de Windows Phone conllevará grandes oportunidades para los fabricantes de terminales móviles, por lo que seguirán dando soporte a esta plataforma, algo que quedará materializado en el último trimestre del año con el lanzamiento de su primer smartphone con Windows Phone 7, que también presenta Microsoft estos días en el marco de Mobile World Congress 2010.

Con lanzamientos como éste, HTC confía en seguir siendo uno de los fabricantes de dispositivos móviles de referencia, al tiempo que Microsoft confía en recuperar parte de la cuota de mercado perdida en los últimos meses en detrimento de rivales como RIM o Apple. Según datos de Canalys, el sistema operativo Windows Mobile finalizó el pasado 2009 en cuarta posición en el mercado global de sistemas operativos para smartphones con una cuota del 8,8 por ciento, porcentaje que el año anterior se situó en un 13,9 por ciento. Por delante de Windows Mobile se han situado, en tercer lugar Apple, con un 15,1 por ciento de la cuota de mercado, RIM, en segundo lugar con una cuota del 20,8 por ciento y Symbian, que se ha alzado en la primera posición en el mercado de sistemas operativos para smartphones con una cuota del 47,2 por ciento.