Se trata un tema de precios, claro. OLED es claramente la alternativa de más calidad, a lo que aspiran todos los fabricantes, sobre todo en la carrera por el tamaño emprendida en el mercado de las pantallas planas. Sus resultados ofrecen mayor calidad, pero por ahora son más caras de producir.

En cambio, los paneles LCD son fáciles de producir, pero ofrecen una baja densidad de píxeles. En todo caso, todo apunta a que seguirán liderando las ventas en términos globales.

De acuerdo con una presentación en la misma conferencia, el tamaño medio de la pantalla los televisores aumenta una pulgada por año. Lo mismo ocurre con las pantallas de móviles, que van a alcanzar las 7 pulgadas en breve, y también con las de los tablets que deben distanciarse de su mayor competencia, los phablets, por tamaño. Por ello, seguirán aumentando.

Lo que parece claro es que las pantallas siguen siendo un área de crecimiento importante para la industriay que el precio de los modelos planos se ha estancado por el momento, después de fuertes caídas en los últimos meses. Esto ha reducido los márgenes de los fabricantes casi al mínimo.

En cuanto a la próxima generación de pantallas AMOLED flexibles, aún ofrecen altos costes de producción.