Aunque la mayoría de los teléfonos inteligentes disponibles en este comienzo de 2020,  cuentan con una pantalla estándar con una frecuencia de actualización de 60Hz, hay una tendencia creciente de marcas que están impulsando valores superiores. 

De hecho, son modelos que implementan pantallas con una frecuencia de actualización más alta en sus teléfonos inteligentes con el fin de mejorar la experiencia de visualización. No obstante, ¿Qué significa esto en términos prácticos? ¿Qué mejoras tienen estos móviles?

A continuación, te explicamos las diferencias clave entre 60Hz, 90Hz y 120Hz y por qué nunca querrás volver a usar una pantalla de 60Hz en tu teléfono inteligente frente a la posibilidad de manejar valores superiores.

¿Qué es una frecuencia de actualización en la pantalla?

Con la finalidad de entenderlo, la frecuencia de actualización de la pantalla se refiere al valor del número de veces que se actualiza la pantalla cada segundo. Es decir, si 60Hz es el estándar tanto en monitores de PC como en pantallas de móviles, ahora llegan opciones superiores.

Cuando optas por una frecuencia de actualización alta, como 90 o 120Hz, la pantalla actualiza el contenido de forma más dinámica, lo que a su vez produce una calidad de imagen mejor y más suave con inferior desenfoque de movimiento. 

Al interactuar con la pantalla e interfaz del dispositivo se siente como más receptivo a una frecuencia de actualización más alta, de manera que se marca la diferencia no solo cuando se juega, sino también cuando se usa el dispositivo en general.

La tecnología ha estado disponible para los usuarios entusiastas de los juegos de PC, al contar con algunos monitores que alcanzan los 144Hz, e incluso 240Hz si estás buscando lo mejor. 

Los teléfonos inteligentes todavía no están en ese nivel, ya que debe existir un factor de equilibrio entre visualización y consumo de energía para generar gráficos a 144 o 240 fps, pero 90 y 120 fps son un poco más manejables.

Las frecuencias altas de actualización ofrecen una experiencia verdaderamente transformadora; es posible que estés acostumbrado a la pantalla estándar de 60Hz, pero una vez que haya dado el salto 90 o 120Hz, te resultará difícil volver atrás. 

Cuando se trata específicamente de teléfonos inteligentes, las animaciones son más rápidas y responden mejor, y el desplazamiento a través de las aplicaciones en redes sociales, está totalmente libre de fluctuaciones o retardos. 

Este último dato se debe en parte a la utilización de procesadores móviles de gama alta junto a las pantallas, de manera que ambos componentes trabajan juntos para proporcionar la mejor experiencia móvil.

Y, por supuesto, debería ser evidente que los juegos que aprovechan los límites de velocidad de fotogramas mejorados se sienten más dinámicos y receptivos, lo que ayuda a brindar cierta ventaja al usuario que juega frente a otros en red, como es el caso de Call of Duty Mobile o Fortnite. 

No te hará mejor en los juegos, pero te brindará unos milisegundos extra para tener una capacidad de reacción superior y responder con anticipación a situaciones frente a tus oponentes, en el caso de que ellos estén jugando con un móvil con pantalla de 60Hz. 

De hecho, un estudio llevado a cabo por Nvidia descubrió que una tasa de actualización más alta podría mejorar la proporción de muertes de un jugador que juega en red frente a otros con hasta un 90 por ciento de mejora.

Dejando a un lado los juegos, si usas una aplicación en una pantalla de 60Hz junto a una pantalla de 90 o 120Hz, apreciarás visualmente las diferencias entre ellas. De hecho, nuestro compañero Alex Walker-Todd de TechAdvisor publicó el siguiente video en Twitter para mostrar las diferencias y ralentización:

Todo esto suena genial, pero depende en gran medida de los nuevos desarrollos de juegos y aplicaciones para que puedan aprovechar las frecuencias altas. Los fabricantes están adoptando estas pantallas de manera que puedas variar la frecuencia a tu gusto.

Es la forma de evitar que el consumo de las pantallas de los nuevos teléfonos sea elevado, de manera que puedas utilizar estos valores de frecuencia solo cuando tú quieras o cuando realmente vayas a utilizar una aplicación que saque partido. 

El contenido de 60Hz se ve muy bien en una pantalla de 120Hz, pero los vídeos de 120 fps, aunque muy escasos en este momento, se verían aún mejor. Así pues, veremos como poco a poco todo se va adaptando a medida que llegan al mercado nuevos modelos con este soporte.

¿Veremos un giro hacia la posibilidad de grabar vídeo a 90 fps o 120 fps en los teléfonos inteligentes? Es demasiado pronto para afirmarlo con certeza, pero si 90Hz se convierte en el nuevo estándar para teléfonos inteligentes, ciertamente es una posibilidad.

Echa un vistazo a nuestra selección de los mejores smartphone de este año, muchos de los cuales, ya incluyen una pantalla con frecuencias de refresco de este tipo.