He visto la luz. O más concretamente, he visto el brillo, el contraste y la densidad de píxeles.

Tras varias semanas de prueba, estoy en la potestad de decir que la pantalla Full HD (1920 x 1080, o 1080p) del iPhone 12 es tan buena como la WQHD (2560 x 1440) del Note 20 Ultra, o incluso mejor. Los fabricantes de móviles Android nos han convencido de que necesitamos pantallas 2K o de más calidad para tener la mejor experiencia visual, pero eso no es así.

No quiero que esto se convierta en una guerra entre Apple y Android, pero lo cierto es que no necesitamos pantallas con una resolución WQHD+. Solo las queremos, o más bien, los fabricantes de móviles nos han convencido de que las queremos.

Las pantallas Full HD han sido relegadas a los móviles más económicos de Android para enfatizar en unas experiencias con más inmersión, borde a borde y ricas en píxeles. Pero basta con ver el análisis de la pantalla OLED de DisplayMate para ver cómo de equivocado es esto. La pantalla Full HD del iPhone 12 consiguió el resultado A+ más alto.

Pantalla 1080p

Pero todos estos píxeles extra no son necesarios. Por ejemplo, Samsung configura sus móviles con la resolución QuadHD+ desactivada por defecto. Estoy dispuesto a apostar que mucha gente que compren uno no saben ni cómo activarla.

Las pantallas con una resolución muy alta son una buena especificación sobre papel y en las pruebas, pero en una pantalla de seis pulgadas, los resultados son prácticamente indiscernibles para el ojo humano. Si la espectacular pantalla Infinity del Galaxy S8 hubiera sido de máximo 1080p, nadie se hubiera quejado.

Los fans de Android dirán que pueden ver la diferencia, pero dudo que pudieran diferenciar un panel 1440p de uno de 1080p. Lo sé porque yo era uno de ellos. En su día, cuando tenía un nuevo móvil Samsung Galaxy para probar, lo primero que hacía era activar la resolución 1440p. Hubiera retado a cualquier persona que mis ojos podían ver la diferencia.

Pero no. Cuando Samsung lanzó su primer móvil con una tasa de refresco de 120Hz a principios de año, yo fui uno de los primeros en criticar que no funcionara con una resolución más alta. Estaba tan convencido de que la WQHD+ era la prestación superior que me pregunté si la tasa de refresco de 120Hz merecía la pena si tenías una resolución inferior.

Pantalla 1080p

Lo cierto es que sí, y Samsung ha acertado al limitar los 120Hz para 1080p. Incluso sin una tasa de refresco rápida, las pantallas 1080p ofrecen 400-450 píxeles por pulgada, mucho más de lo que Steve Jobs llamó los “números mágicos alrededor de los 300 píxeles por pulgada, que cuando pones algo de... entre 10 y 12 pulgadas lejos delante de tus ojos, es el límite de la retina humana para diferenciar los píxeles”.

Demasiados píxeles

Durante un tiempo, parecía que los fabricantes de móviles empezarían a competir en el departamento del 4K, empezando por el Sony Xperia 1, que tiene una impresionante resolución de 3840 x 1644 y una densidad de píxeles de 643 ppi. Mientras que Sony ha seguido fabricando pantallas con una resolución ridícula (con un rumoreado modelo 5K a 900 ppi en desarrollo), otras pantallas así no han terminado de llegar.

Eso es bueno. Mientras que 2K, 3K o 4K queda muy bien en la lista de especificaciones, los píxeles extra son, en la mayoría de los casos, innecesarios e incluso van en contra de la experiencia en general.

Las pantallas con alta resolución utilizan más batería, pasan factura a las GPUs y, a veces, van en detrimento del diseño de las apps y su rendimiento. No ofrecen demasiados beneficios más allá de la percepción de que las imágenes y la letra son más nítidas. En resumen, el 4K está muy bien para los televisores, pero totalmente innecesario para un móvil.

Pantalla 1080p

Lo mismo vale para 2K y 3K. Sobre papel, las pantallas del iPhone 12 son muy inferiores respecto a aquellas que encontramos en la mayoría de móviles Android premium. Pero las especificaciones no nos cuentan la historia completa.

Apple se esfuerza mucho en que la calibración de sus pantallas haga que no puedan diferenciarse visualmente de las excelentes pantallas WQHD de los móviles Galaxy y muy superiores respecto a los móviles Pixel con 1440p de Google.

Ahora que Apple ha pasado a ofrecer una gama de iPhones con pantalla OLED completa, hay poco que criticar, aparte de la ausencia de una opción de 120Hz. Se rumorea que esto llegará el año que viene, lo que pondría el iPhone a la altura de lo mejor de Samsung, incluso con una resolución significativamente inferior.

A Apple le importa más la calidad de la pantalla que la cantidad de píxeles, y está dispuesto a darle la ventaja a sus competidores para hacerlo posible. Al hacerlo, demuestra que no necesitas una resolución superior a 1080p. Espero que otros fabricantes de móviles dejen de esforzarse tanto y sigan el ejemplo de Apple.

Artículo original publicado en PCWorld US.