Orange inició su andadura en el mercado de las marcas blancas con el terminal Vegas y a éste se le ha añadido Oslo. Un terminal con pantalla táctil TFT de 2,8, que incorpora una cámara de 5 migapíxeles, GPS, reproductor MP3, radio FM y dispone de una tarjeta de 4Gb. En el equipo también se ha tenido en cuenta que disponga de un amplio abanico de posibilidades de comunicación, por lo que incluye Bluetooth 2.0 con A2DP, puerto mini USB y admite conectividad HSDPA para facilitar la navegación por Internet.

Se comercializa en color blanco y negro, y es gratuito para las portabilidades de contrato, o bien tiene un coste de nueve euros para las nuevas altas.