Pruebo muchos móviles. Es un privilegio, pero también significa que mi tarjeta SIM ha estado en tantos smartphones Android que a menudo no consigo recordar cuál estaba utilizando hace tres meses.

No solo me olvido de los móviles económicos o de gama media. Utilicé el Samsung Galaxy S20 Ultra, asentí con aprobación, lo envié de vuelta a Samsung y desde entonces no lo he echado demasiado en falta.

Eso significa que me incorporo y me doy cuenta cuando uso un móvil Android que reaviva el amor que sentí por la plataforma durante años, y eso ​​no sucede muy a menudo. Con el Oppo Find X2 Pro, me lo he pasado tan bien como hace años que no me lo pasaba, desde que probé el Google Pixel 2 de 2017, por el mismo motivo que ha hecho que me guste todo lo nuevo de Android.

Durante mis años probando móviles, me he dado cuenta de dos cosas: primero, que cambiar de teléfono todo el tiempo es el gran “pero” de tener la suerte de usar muchos móviles nuevos, y segundo, que por mala suerte me he cansado de Android.

Android está muy bien porque ofrece una gran variedad de móviles a todas las gamas de precio. Pero eso significa que, aparte de una vez al año, cuando puede que pruebe el último iPhone, todos los demás teléfonos que pruebo son dispositivos Android.

Esto no quiere decir que no me haya gustado ningún móvil Android desde ese Pixel, pero al probar tantos, al final se trata más de evaluar un teléfono para el mercado en un corto espacio de tiempo para dar consejos de compra a otros. Es más importante para mi trabajo evaluar de manera justa el teléfono para el mercado.

He dado excelentes puntuaciones a smartphones como el OnePlus 6T, el Moto G7, el Samsung Galaxy Z Flip y el LG V60, pero ninguno de ellos consiguió despertarme la emoción que más extraño como crítico profesional: la rara emoción de usar un magnífico teléfono Android nuevo del que la mayoría de la gente puede disfrutar cada dos o tres años.

No esperaba que el Find X2 Pro fuera ese teléfono. Es tan grande como el Galaxy S20 Ultra, ejecuta el sistema operativo Color OS y no tiene carga inalámbrica. Por lo general, cuando evalúo tales inconvenientes, le doy una baja puntuación al teléfono y no me molesta tener que enviarlo de vuelta a la empresa.

Pero a pesar de ello, el Find X2 Pro es convincente. Me hizo darme cuenta de que realmente no necesito carga inalámbrica, y de que Color OS es mucho mejor de lo que era incluso hace un año. El software está lo suficientemente pulido, pero todavía se ve y se siente como un ordenador de bolsillo, esa sensación que te daba Android de ser diferente en 2014, cuando todos los demás se compraban el iPhone 6.

Elogio a Oppo por escuchar claramente los comentarios críticos y evolucionar rápidamente. Saber que una empresa realmente se preocupa y hace esos cambios es estupendo de ver.

A pesar del gran tamaño del teléfono, se demuestra que el tamaño de la pantalla no es necesariamente difícil de manejar. No me gustó nada el volumen del S20 Ultra, pero por alguna razón el Find X2 Pro tiene más equilibrio en mi mano y se siente como un dispositivo más delgado. Su pantalla también está increíblemente calibrada, y prefiero su tono al de Samsung. También ayuda que puedas configurar el Pro a una resolución completa de 1440p a 120Hz. Tal vez me encanta porque hace años que Android no se veía tan bien.

Me gusta el Find X2 Pro por sus peculiaridades y diferencias. El sistema operativo Oxygen de OnePlus es aplaudido por ser limpio y redondeado, pero me gusta más la apariencia cuadrada y el diseño de los iconos de Color OS. Las cámaras del dispositivo también son perfectas para mi uso personal: la cámara macro ha sido un regalo del cielo para mi trabajo, mientras que el gran angular y el zoom óptico de x5 son ideales para fotografía de exteriores.

A eso hay que añadirle impermeabilidad completa, uno de los mejores escáneres de huellas dactilares en pantalla y el cargador con cable de 65 W (tan rápido que nunca podrás volver atrás). El Find X2 Pro ha cumplido, como mínimo para mí personalmente, justo cuando me estaba empezando a cansar de Android. Cuando cojo ahora mi iPhone, se ve y se siente anticuado en comparación con la sensación de liberación del Android del X2 Pro.

Esto no es una review completa, y sobre el papel hay ciertos problemas con el teléfono de Oppo, como la falta de carga inalámbrica y el alto precio de 1.199 €. Pero me ha sorprendido la gran calidad del teléfono en general, que está a años luz del Find X original e incluso mejoró sustancialmente con respecto al Reno 10x Zoom del año pasado.

Después de la gran cantidad de teléfonos Android que han pasado por mi mesa en los últimos años, el Find X2 Pro destaca como el adecuado para mí, y eso es algo que no esperaba.

El hecho de que sea o no el teléfono adecuado para ti depende de si te gustan los móviles grandes, si necesita o no carga inalámbrica y está dispuesto a pagar a Samsung o Apple por un teléfono fabricado por ninguno de los dos.

Artículo original publicado en Tech Advisor UK.