La cartera en el móvil será una realidad dentro de muy poco tiempo y, en apenas cuatro años, se duplicará su número a escala mundial. Incluso, los países en desarrollo o los emergentes se abonarán a este sistema de pagos, aunque con una fórmula que no obligue a que el usuario tenga cuenta bancaria.

Estas son algunas de las principales conclusiones de un reciente informe realizado por la firma de análisis que asegura que en 2018, 1 de cada 5 teléfonos móviles tendrán función de monedero, frente a la actual proporción (menos de 1 de cada 10).

El estudio destaca también el auge de la modalidad de pago contactless, que ya se comienza a extender en EE.UU. y Europa Occidental, propiciado por el próximo lanzamiento del iWallet de Apple y la gradual extensión de servicios NFC (comunicaciones de corto alcance) basados en HCE. Según su estimación, 1 de cada 3 carteras móviles (y más de la mitad en mercados desarrollados) dispondrá de esta posibilidad de pago sin contacto, en 2018.

También prosperarán otras modalidades, pronostica Juniper, como el pago entre particulares, con iniciativas como la de británica Paym, o Venmo y Dwolla en EEUU.

El informe advierte además de la amenaza que la tecnología HCE puede suponer para el futuro papel de intermediario de los operadores tradicionales.