La sofisticación en el diseño de móviles puede alcanzarse con algo tan sencillo como incorporar un reloj de agujas en el frontal de la carcasa. Es la primera característica que llama la atención del nuevo Nokia 6555, un terminal 3G de diseño liso, apertura en concha y unas bisagras que pasan inadvertidas al abrir el dispositivo. Su pantalla interna es QVGA en color y ofrece 16 millones de colores para una clara nitidez. La cámara de 1,3 megapíxeles se acompaña de zoom de 6 aumentos y un visor en pantalla completa y en formato vertical. Permite, además, hacer autorretrato y compartir vídeos.

Ya en su interior, el terminal dispone de 30 MB de memoria, ampliables con tarjeta microSD y conectividad Bluetooth. El Nokia 6555 estará disponible este mes de octubre a un precio de venta estimado de 200 euros.