La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha multado a LaLiga con 250.000 € al descubrirse que la app de la organización de fútbol activaba el micrófono y la geolocalización en el móvil de sus usuarios y usuarias.

Según LaLiga, el micrófono se encendía para poder luchar contra la emisión ilegal o pirata de partidos de fútbol. Al activar el micrófono, una serie de algoritmos similares a los que utiliza la famosa aplicación Shazam, permiten detectar a la app si se está viendo un partido de fútbol.

Esto, sumado a la herramienta de geolocalización, le permiten a LaLiga detectar si en ese establecimiento o lugar donde se encuentra el usuario o usuaria de la app, se está emitiendo el partido de fútbol de forma legal o no.

La AEPD exige a LaLiga, además de pagar la sanción, reforzar la transparencia de sus acciones, avisando de una forma más clara a los usuarios de la app del uso del micrófono y de la geolocalización.

LaLiga recurrirá la sanción de 250.000 €

LaLiga recurrirá a la sanción impuesta por la Agencia Española de Protección de Datos alegando que la entidad no se ha esforzado en entender cómo funciona realmente la tecnología de la app.

Según el organismo de clubes deportivos, su aplicación no es capaz de interpretar o registrar conversaciones ni voces humanas. De hecho, simplemente genera una huella de sonido concreta que almacena un 0,75 % de la información que posteriormente se transforma en un código alfanumérico.

Es decir, los sonidos grabados con el micrófono solo almacenan códigos alfanuméricos para poder detectar, junto a la geolocalización, emisiones de partidos ilegales. LaLiga insiste en que este mecanismo de grabación tiene una buena finalidad: acabar con la piratería.