Aunque carecen del presupuesto de marketing y del reconocimiento de marca de Samsung o Apple, fabricantes como Lenovo, Sony o Acer también apuestan por aumentar el tamaño de las pantallas de sus modelos de smartphones, su resolución y duración de la batería.

En IFA, Lenovo mostró el modelo Phab Plus con una pantalla de 6,8 pulgadas. Aunque no veremos este modelo en Europa porque la firma no comercializa sus smartphones en este mercado, es un paso valiente en este momento, cuando muchos competidores han dejado de querer aumentar el tamaño de sus modelos. Pero Lenovo no está solo: Huawei Technologies también lanzó recientemente su P8max, con una pantalla de dimensiones similares.

Sin embargo, otros fabricantes han tenido malas experiencias con estos tamaños y vuelven a medidas más modestas. Este ha sido el caso de Sony, con su Xperia Z Ultra, lanzado en 2013, con una pantalla de 6,4 pulgadas. En modelos Ultra posteriores, como el Xperia C5 Ultra, sin embargo, la empresa optó por unas dimensiones más reducidas, de 6 pulgadas. Google incluso parece pensar que la pantalla de 6 pulgadas del Nexus 6 es excesiva y se rumorea que sus próximos smartphones serán de 5,2 o 5,7 pulgadas. Lo sabremos más adelante este mes.

El problema es que una pantalla más grande hace que el móvil sea demasiado grande y algo más pesado y, hasta ahora, los usuarios que quieren ver películas han optado por una tableta.

Al contrario, se mejora la resolución. Así es como parece verlo Sony. El modelo Z5 Premium, presentado el 2 de septiembre, tiene una pantalla 4K de 5,5 pulgadas y una resolución de 2160x3840 píxeles. Eso, al menos en teoría, lo diferenciará de los modelos de la competencia, cuyos móviles están en el rango de 1440x2560 píxeles.

Sin embargo, habrá que ver cómo esa cantidad de píxeles destaca su modelo Z5 Premium de otros, como el Samsung Galaxy S6 Edge. La ligereza del modelo de Samsung (153 gramos) supera a la de Sony (180 gramos), lo que los hace mucho más agradables de usar.

Otra área en la que se está trabajando es la capacidad de la batería, como lo demuestra el modelo Z360 de Acer, que cuenta con una batería de 4.000 mAh y pesa 165 gramos.

El Z630 incorpora un procesador de cuatro núcleos de MediaTek y tiene una pantalla de alta definición de 5,5 pulgadas. También tiene 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento integrado. Los precios comienzan en 199 € en Europa, donde se lanzará este mes.

Los teléfonos con estas características llegarán al mercado en breve.