Con las redes LTE a punto de extenderse por todo el mundo, la necesidad de fabricar smartphones de bajo coste, compatibles con esta tecnología de red, se ha disparado. Y Qualcomm ha sido de los primeros en verlo al lanzar su nuevo chip Snapdragon 210 el pasado mes de septiembre.

Como explica PCWorld.com, el procesador cuenta con cuatro núcleos ARM Cortex-A7 a una velocidad de 1,1GHz. Además de LTE a 150 Mbps, los teléfonos inteligentes equipados con el Snapdragon 210 podrán contar con pantallas HD de alta definición, cámaras de 8 megapíxeles que puedan grabar vídeos Full HD, e incluso soporte a la tecnología de recarga rápida de Qualcomm, Quick Charge.

En septiembre, Qualcomm dijo que los primeros dispositivos que se comercializasen con su chip no estarían disponibles hasta el primer semestre de 2015. Pero aún no han llegado, en gran medida por sus propios retrasos con el chip.

Pero la hora de los móviles con Snapdragon 210 ya ha llegado y se anunciarán en breve, con marcas que lo impulsan como ZTE y Alcatel One Touch, según una portavoz de Qualcomm.

Este mercado es relevante para Qualcomm para completar sus líneas de gama media, donde figuran los chips Snapdragon 410 y 615 y de gama alta, donde está posicionado el Snapdragon 810.