En un principio, estaba previsto lanzar estos tres modelos en septiembre. Sin embargo, tras anunciar Microsoft que el 6 de octubre lanzaría el nuevo Windows Mobile 6.5, todo parece indicar que Acer ha pospuesto sus planes.

Los tres terminales son F1, L1 y C1 y tendrán la propia interfaz de usuario de Acer, un software diseñado para que el teléfono sea más sencillo de usar. El F1 es un terminal delgado con una pantalla táctil de 3,8 pulgadas diseñado especialmente para navegar por Internet, mientras que el L1 es un smartphone más estilizado, con pantalla táctil de 3 pulgadas y un teclado numérico que se desliza en la parte inferior del terminal. El tercero de los modelos, el C1, es parecido al L1, pero con una pantalla algo más grande (3,2 pulgadas) y sin teclado.

Tanto el C1 como el L1 están diseñados para ser económicos y con prestaciones similares a los móviles tradicionales, aunque con pantalla táctil. El C1 podría costar entre 40 y 50 dólares, incluso menos si va asociado a promociones con el operador. Mientras, el L1 sería algo más caro, según detallaba Acer el pasado mes de junio. Del que no se han facilitado posibles precios es del F1.

Por último, cabe señalar que Acer mantiene inalterables sus planes para que, a lo largo del cuarto trimestre del año, también aparezcan en el mercado sus terminales con Android, el sistema operativo de Google.