Según datos recopilados por Trendforce, la venta de móviles chinos durante el año pasado superó los 900 millones de unidades, un 32 por ciento más que el año anterior. Un dato que se refleja también en España, país en el que los teléfonos móviles chinos han irrumpido con fuerza, y su crecimiento en ventas y penetración es cada vez mayor.

De hecho, las principales empresas fabricantes que operan en China y venden a Europa han aumentado sus ventas un 370 por ciento en España. No sólo ocurre en nuestro país, sino que alcanzaron ratios similares en países vecinos como Alemania (un 330 por cien) o Italia (un 300 por cien).

Son datos que ha recogido Grupo Monsan, especializado en telecomunicaciones. Uno de sus fundadores, Jaume Montané, valora positivamente el fenómeno, “no es malo que el low-cost llegue al sector de la telefonía móvil, vivimos en un mundo competitivo y es lógico que este sector también viva este fenómeno”.

En Europa y este año, estos fabricantes esperan comercializar 80 millones de unidades, especialmente los tres mayores fabricantes, Huawei, ZTE y Oppo, según los informes que maneja Grupo Monsan. Sus modelos incorporan más memoria y capacidad de batería que los convencionales, a un precio inferior.