El mercado mundial de telefonía móvil ha alcanzado su madurez y cada vez resulta más complicado para los fabricantes diferenciar sus productos de gama alta, señala la directiva.

El año pasado, los proveedores de smartphones centraron  sus esfuerzos en mejorar las capacidades de imagen y aumentar las pantallas de sus mejores modelos. Ambas novedades, que incluyeron hardware y de software, se centraron en estabilizadores ópticos de imagen, sofisticadas herramientas de edición de vídeo y cámaras frontales de alta resolución.

La moda de los “selfies” y de la grabación de vídeos ha llegado para quedarse y todo apunta a que la industria seguirá avanzando en esta línea en los próximos meses, reconoce Zimmermann.  También señala que Apple tiene que consiguer algo innovador este año, que le permita superar el gran éxito cosechado el año pasado con sus nuevos iPhones.

En los mercados emergentes seguirán triunfando los proveedores chinos, con sus modelos de smartphones de bajo precio, especialmente con destino a Latinoamérica y Africa.

También destaca el fenómeno de Wiko, fabricante que acaba de debutar en el mercado móvil con gran éxito. Una marca totalmente desconocida hace dos años que ha entrado en el mercado europeo de telefonía móvil y ya es uno de los cinco mayores proveedores en mercados como el francés.

Su secreto, un enfoque local, buena gestión de los canales comerciales y una oferta de productos en un rango de precio asequible, entre 100 y 150 euros. Su calidad y funcionalidad decentes atraen a los compradores con presupuesto más ajustado, que no pueden acceder a una gran marca.

Otro debut interesante ha sido el de Kodak, que en el CES del pasado mes de enero presentó su primer teléfono inteligente Android. El producto presume de importantes cualidades de imagen.

Pero quizás el fenómeno que espera Gartner puede calificar este año sea el de los wearables. La consultora estima que podrían alcanzarse los 70 millones de unidades, frente a los 38 de 2014.

Su visión es que no reemplazarán a los móviles inteligentes en los próximos cinco años, sino que serán su complemento perfecto. En sus estimaciones, se está creando un mercado que, en 2020, podría alcanzar 514 millones de unidades vendidas.