Apple no ha facilitado la cantidad concreta de pedidos que ha recibido de los nuevos iPhone 6S y 6S Plus pero, tras el anuncio de los últimos iPhone 6S y 6S Plus de la semana pasada en San Francisco, los analistas calculan, según Reuters, que se encargaron 4,5 millones de smartphones en las primeras 24 horas, frente a los 4 millones del primer día de las versiones anteriores.

La compañía empezó a recibir pedidos de los teléfonos el sábado, y los empezará a suministrar el 25 de septiembre. “Los pedidos de este fin de semana han sido muy fuertes en todo el mundo”, según una portavoz de Apple.

Tras el gran rediseño del año pasado, en esta ocasión los nuevos modelos han mejorado las cámaras e incluyen 3D Touch, una tecnología de pantalla que permite ejecutar acciones presionando o desplegar accesos directos a determinadas aplicaciones que utilizamos en el día a día, como Messages, Correo, Instagram, etc.

Los teléfonos representan el 60 por ciento de las ventas de la compañía.