La firma de Cupertino ha registrado unas ventas trimestrales de 51.500 millones de dólares, en su cuarto trimestre fiscal recién terminado. El beneficio neto en este último tramo del año ascendió a 11.100 millones de dólares, frente a los 42.100 millones de dólares en ventas y 8.500 millones del beneficio neto de hace un año.

Su margen bruto también mejoró hasta el 39,9 por ciento, frente al 38 del mismo trimestre del año fiscal precedente. El 62 por ciento de sus ventas trimestrales ya proceden de fuera de EEUU.

Según la firma, estos datos han sido consecuencia de sus fuertes ventas en iPhones (un total de 48,05 millones de unidades), la buena marcha de Apple Watch, y el récord histórico alcanzado en equipos Mac y servicios. No obstante, Reuters destaca, sobre todo, el éxito que está teniendo en China, mercado donde ha doblado su cifra de negocio hasta los 12.520 millones de dólares frente al mismo trimestre del año pasado.

“El año fiscal 2015 ha sido el mejor año en la historia de Apple, con un crecimiento de las ventas del 28 por ciento hasta alcanzar cerca de 234.000 millones de dólares”, ha señalado Tim Cook, su consejero delegado.