La firma de San Diego espera empezar a computar las ventas del nuevo chip en el segundo semestre de 2016, según su CEO, Steve Mollenkopf, lo que supone que los suministros de móviles y tablets en volumen podrían empezar en abril, que es cuando comienza el tercer trimestre financiero de la compañía, según explica el analista de Tirias Researh John McGregor.

Todavía no se ha anunciado ningún dispositivo con el Snapdragon 820, pero este analista cree que los anuncios se podrían producir en el Mobile World Congress de febrero en Barcelona.

Snapdragon 820 ofrecerá mejores gráficos y mayor rendimiento de las aplicaciones que sus predecesores. El chip de 64 bits se basa en una CPU Kryo de Qualcomm y la GPU Adreno 530, hasta un 40% más rápida que su antecesor Adreno 430.

También contará con un sistema de cámara mejorado para grabar imágenes más nítidas y un módem integrado que proporcionará mayor ancho de banda inalámbrico y celular que versiones anteriores. Qualcomm afirma que el chip logrará velocidades de descarga de hasta 600 Mbps (bits por segundo) y de carga de 150 Mbps. El procesador también soporta LTE-U (LTE-sin licencia), que amplía las redes LTE en frecuencias Wi-Fi.

Qualcomm ha anunciado algunas características propias de la inteligencia artificial, extraídas del chip neuronal de la compañía, llamado Zeroth. Los dispositivos móviles que utilicen este chip serán capaces de analizar el comportamiento del usuario y ajustar las características del teléfono inteligente, en función de patrones de uso.

Según el CEO de la compañía, ya hoy 60 prototipos de dispositivos que están probando el chip. Habrá que ver si serán lanzados comercialmente o si alguno será un producto de gran volumen.