Hace un año, LTE-Advanced sólo estaba disponible en Corea del Sur, pero ahora ya es accesible en 31 países, y lo estará aún más en los próximos meses, como aventura la principal autoridad del sector, GSA (Global mobile Suppliers Asociación).

LTE-Advanced supone la integración de diferentes tecnologías, pero la que primero están aprovechando los operadores móviles es la que permite la agregación de carrier, sumando tres canales de radio en diferentes bandas de frecuencia y, de esta forma, enviar datos a los usuarios a velocidades más altas.

Ya es posible alcanzar un ancho de banda de hasta 300 Mbps, aunque bien es cierto que no todas las redes y dispositivos LTE-Advanced pueden lograrlo. Por ejemplo, los nuevos iPhone de Apple alcanzan un máximo de 150 Mbps, y no todos los operadores disponen de espectro suficiente para aprovechar al máximo la nueva tecnología LTE-Advanced.

Nuestro compañero Mikael Ricknäs, de IDG News Service, explica que también resulta evidente que siempre tendremos un acceso más fácil a estas redes si estamos en grandes ciudades, donde los operadores tienen mayor interés en llegar. Además, hasta ahora se ha demostrado una escasez de dispositivos que lo soporten, aunque eso va a cambiar este mismo año gracias a los avances que preparan dos de los principales fabricantes de chips, Intel y Qualcomm.

Hasta el momento, 107 operadores de 54 países han confirmado sus inversiones en LTE-Advanced.