"La incompatibilidad de los cargadores de los móviles es una pesadilla y una verdadera molestia para los consumidores", ha señalado en un comunicado. Esta nueva Directiva, que sustituye a una Ley de 1999, que termina con ello y "es una buena noticia para el medio ambiente, ya que se traducirá en una reducción de los desechos electrónicos", prosigue.

La mayoría de los teléfonos móviles distribuidos en la UE ya utilizan un cargador estándar, pero esta medida ahora aprobada puede suponer dolores de cabeza para Apple y Nokia, ya que sus cargadores no se ajustan a la nueva norma.

Y además, hay nuevas normas para los equipos de radio, que los fabricantes, importadores y distribuidores deben aplicar a los dispositivos que lancen en el mercado europeo. Entre ellas, figura un requisito técnico para que alcancen un nivel mínimo de rendimiento, a fin de contribuir a un uso eficiente del espectro radioeléctrico, así como a las disposiciones que impiden que los equipos interfieran entre sí.