Los datos evidencian un salto en la progresión del número de usuarios de Lollipop, si tenemos en cuenta que el mes pasado Lollipop 5.0 contaba con un ratio de implantación del 5 por ciento, mientras que la edición más reciente del sistema operativo entraba por primera vez en el sistema de mediciones con un 0,4 por ciento.

La versión 4.4 de Android, KitKat, sigue siendo la más utilizada con una cuota del 39,8 por ciento por debajo del 41,4 que reflejaban las últimas estadísticas, mientras que las diferentes versiones de Jelly Bean se sitúan en el 39,2 por ciento frente al 40,7 por ciento del mes pasado.

Las versiones más antiguas, Froyo, Gingerbread y Ice Cream Sandwich continúan en uso, pero su penetración ya es muy baja, con ratios del 0,3, un 5,7 y 5,3 por ciento, respectivamente.

Proveedores como Samsung y HTC ya han lanzado sus smartphones insignia el mes pasado, lo que está impactando en la implantación de las nuevas versiones Android.