Aunque puedes gastarte miles de euros en el móvil que quieres, ya no hace falta que lo hagas. En los últimos meses, Apple y Google han sacado unos móviles de gama media impresionantes que cuestan menos de 500 € y traen muchas prestaciones normalmente reservadas para terminales premium, incluida la carga inalámbrica, pantalla completa y una autonomía impresionante.

Pero como siempre ocurre con Apple y Google, el iPhone SE y el Pixel 4a no son iguales. Quería ver cómo de diferentes eran. Había estado utilizando el iPhone SE desde que lo recibí a principios de junio, así que cuando recibí el Pixel 4a, le puse la SIM y me adentré por completo en el mundo Android. 

Esto es lo que he aprendido: 

1. La velocidad no es tan importante

El gran atractivo del iPhone SE es su procesador. Apple le dio a su SE de bajo coste el mismo chip A13 que encontramos en el buque insignia iPhone 11 Pro, y sin duda puedes notar esa potencia al lanzar aplicaciones y hacer multitasking. 

Es mucho más rápido que el Snapdragon 730G que encontramos en el Pixel 4a. Pero al haberlos usado ambos, el Pixel 4a no parece tan lento en el día a día gracias a Android 10. Francamente, quienes vayan a comprar estos móviles no buscarán unas velocidades premium.

Obviamente, está bien tenerlas, pero no son necesarias. 

2. 64 GB de almacenamiento no son suficientes 

Puede que el iPhone SE tenga un precio inicial de 489 €, pero la mayoría de la gente debería apostar por el modelo de 539 € con 128 GB de almacenamiento. Los archivos de sistema y el formateo ya ocupan entre 5 GB y 10 GB o más, y cuando a eso le sumas fotos, vídeos y apps, los 64 GB se llenan rápidamente.

No me había dado cuenta lo prudente que era con mi espacio hasta que empecé a utilizar el Pixel 4a, que viene con 128 GB de almacenamiento, el doble que el Pixel 4 XL de 899 €. En aquellos momentos en los que me lo pensaba con las fotos y las apps con mi iPhone SE, no dudaba en instalar o descargar cualquier cosa con el Pixel 4a.

Pixel 4a vs iPhone SE

3. Apple está desaprovechando Shazam

Desde el Pixel 2, Google incluye una función llamada ‘Now playing’ que escanea automáticamente tu entorno para buscar música y puede identificar lo que escuchas. Es una prestación fantástica que Apple podría copiar fácilmente, y ni siquiera tendría que crear su propia base de datos o algoritmo como Google.

Apple sigue siendo propietario de Shazam, el servicio de identificación de canciones, y podrían usarlo para construir su propia función, rápida y privada, para el iPhone igual de buena que la del Pixel 4a. En cambio, la única función que ha añadido a Shazam es una lista de reproducción automática de Apple Music. ¡Qué aburrido!

Pixel 4a vs iPhone SE

4. Google supera a Apple en diseño por primera vez

Aunque el iPhone SE es sin duda un móvil bien construido, no puede negarse que su diseño es de 2016, con unos biseles grandes, mucho espacio desaprovechado y el botón de Inicio.

El Pixel 4a, en cambio, se parece mucho al iPhone 11, con un diseño con pantalla casi completa, un sensor de huellas dactilares trasero y unos ángulos curvos en la pantalla. Es más bonito y moderno que el iPhone SE, pero en cualquier caso se ve barato. 

Pero Apple gana en el terreno de los colores. Por mala suerte, solo puedes comprar el Pixel 4a en negro (aunque me gusta mucho el botón de encendido en color menta).

5. El modo nocturno es esencial 

Google revolucionó las imágenes nocturnas con la función Night Sight del Pixel 3, y Apple le siguió con su propio modo nocturno del iPhone 11. Podemos debatir cuál de los dos producen mejores resultados, pero es innegable que ambos dan un gran paso adelante en la fotografía móvil con poca luz.

Si compras un Pixel 4a, tendrás esta opción. Incluso sin un procesador de señales de imagen dedicado, es casi igual de bueno que el del buque insignia Pixel 4 XL. Inexplicablemente, Apple no ha incluido el modo noche en el iPhone SE, y la cámara sufre las consecuencias.

Pixel 4a vs iPhone SE

6. También lo es la carga inalámbrica 

Cuando Apple introdujo finalmente el primer iPhone con carga inalámbrica en 2017, sufrió las burlas del universo Android. Al fin y al cabo, la mayoría de buques insignia ya hacía años que disfrutaban de la carga inalámbrica. 

Tres años después y casi cada móvil la tiene, por una buena razón. Los cargadores inalámbricos son baratos y son una buena manera de asegurarse que no te quedas sin batería. Pero por mala suerte, necesitarás conectar el Pixel 4a para cargarlo.

He perdido la cuenta de las veces que lo he puesto sobre uno de mis cargadores inalámbricos sin recordar que lo tenía que conectar.

7. Tres años de actualizaciones no son suficientes 

Es bien conocido que Google promete versiones de Android y actualizaciones de seguridad “por lo menos hasta tres años después de que fuera puesto a la venta por primera vez en la Google Store”. Eso significa que todo aquel que compre un Pixel 4 podrá instalar Android 13 cuando llegue en 2022. 

Apple no hace este tipo de promesa porque no tiene necesidad. Cuando lancen iOS 14 este mismo mes, será compatible tanto para el iPhone SE nuevo como el antiguo, incluso para aquellos que compraron su móvil en 2016. Esto le da una gran ventaja a Apple que Google debería intentar igualar.

Pixel 4a vs iPhone SE

8. Las LCD de Apple son mejores que las OLED de Google 

No necesitas ser un experto en píxeles para ver que las pantallas del iPhone SE y del Pixel 4a son bastante diferentes. En primer lugar, tenemos el tamaño: 5” en el iPhone SE y 5,8” en el Pixel 4a. 

También tienes una resolución superior en el Pixel 4a (1080p vs 720p), y una densidad de píxeles más alta (443 vs 326). Google utiliza OLED, comparado con la LCD de Apple, lo que significa que los negros son más profundos en el Pixel 4a. 

Pese a las ventajas que tiene el panel de Pixel en cuanto a las especificaciones, prefiero la pantalla del iPhone SE que la del Pixel 4a. Los blancos son más brillantes; los colores, más ricos; y el True Tone funciona perfectamente para equilibrar los blancos. 

Sobre papel, opto por la pantalla del Pixel 4a, pero mis ojos prefieren el iPhone SE. 

9. El plástico no está tan mal

El Pixel 4a es el primer móvil en mucho tiempo con la parte trasera de plástico, y estoy contento. Se siente bien, tiene un buen aspecto, no deja marcas, no se rompe al caer y hace que pese menos (143 g frente a los 148 g del iPhone SE). 

Apple no ha vuelto a fabricar un móvil de plástico desde el iPhone 5c en 2015, pero puede que ya sea hora de volver a hacerlo. 

Artículo original publicado en PCWorld US.