NTT DoCoMo e Intel publicarán el miércoles un paquete de especificaciones que permitirán a los usuarios cargar un segundo sistema operativo en sus teléfonos móviles.

Las especificaciones añaden un dominio abierto para la arquitectura del teléfono móvil, que es diferente del dominio que por defecto contiene el sistema operativo básico. Los usuarios podrían instalar un sistema operativo adicional o aplicaciones en el segundo dominio e intercambiarlos por medio de un controlador.

La mayoría de los dispositivos de los operadores están basados en sistemas operativos Symbian y/o Linux, pero los teléfonos desarollados para las nuevas especificaciones serán capaces de ejecutar otros sistemas operativos, como Windows Mobile u otras aplicaciones adicionales.

El controlador, que maneja el intercambio entre los dos dominios, se asegura de que las funciones básicas de llamada continúan disponibles mientras que el segundo dominio está activo, de forma que los usuarios no pierdan ninguna llamada.

Las especificaciones, que NTT DoCoMo han denominado OSTI (open and secure terminal initiative) están fundamentalmente dirigidas a usuarios corporativos que quieren enriquecer el software básico del teléfono con aplicaciones personalizadas. También será posible configurar una política de seguridad para el segundo dominio del dispositivo. Aún no se sabe de qué manera serán implementadas las especificaciones.