Como argumento a favor de esta operación de desbloqueo se indica que al realizar el jailbreak los usuarios tienen acceso a software que no tiene que estar disponible necesariamente mediante los canales oficiales de Apple, además de permitir el uso del terminal en redes sin exclusividad.

Con ellos, todas las aplicaciones centradas en la realización de jailbreak, caso de BlackRa1n, UltraSnow o Spirit, son consideradas herramientas legales dentro del territorio bajo legislación norteamericana.

La información desvelada en un primer momento por The New York Times, permite a los usuarios de los terminales de Apple realizar jailbreak sin que ello constituya un delito.