El acuerdo, del que no se han revelado sus términos financieros, permitirá a ambas “una más estrecha colaboración en investigación y desarrollo de proyectos actuales y futuros”, según reza la nota pública.

Uno de los primeros directivos de Google, Allen Lo, manifiesta en el mismo escrito que "trabajar juntos en acuerdos de este tipo, nos permite concentrar el potencial destinado a litigios a innovación”.

Por su parte, Seungho Ahn, responsable del centro de propiedad intelectual de Samsung, cree que el acuerdo muestra al resto de la industria que hay más que ganar con la cooperación que con las disputas de patentes innecesarias, según recoge la agencia de noticias Reuters.

Estos dos gigantes han estado inmiscuidos en litigios y guerras de patentes con sus teléfonos inteligentes, aunque en la práctica funcionaban más como aliados que como enemigos.

En todo caso, la mayoría de las batallas legales actuales, libradas hasta en tres continentes, se han producido entre Apple y las diferentes empresas que participan en la fabricación de teléfonos inteligentes basados en Android de Google, incluyendo Samsung y la filial de Google Motorola Mobility, recuerda la agencia de noticias.