El servicio Google Maps with My Location (Google Maps for Mobile Version 2.0), actualmente en fase beta, localizará a los usuarios de teléfonos móviles que no incorporen capacidades GPS (Global Positioning System) basándose en su posición respecto de las antenas celulares existentes a su alrededor.

El resultado no será tan preciso como el que se consigue con GPS, pero ampliará la información sobre localización a la práctica totalidad de los usuarios. Según datos facilitados por Google, menos del 15% de los teléfonos móviles vendidos este año soportan tecnología GPS.

“My Location toma la información de las torres celulares y la trata mediante algoritmos desarrollados por Google para ubicar la localización actual de los usuarios sobre un mapa”, ha explicado la compañía en un comunicado.

Google considera que, además de llevar la localización a terminales sin GPS, su próximo servicio también podrá utilizarse como complemento en móviles GPS, dado que ofrece algunas ventajas, incluidas la más rápida estimación de la situación del usuario y la mejor cobertura en el interior de los edificios. Además, no consume tantos recursos de batería como GPS.

La tecnología My Location está disponible en la mayor parte de los teléfonos inteligentes, según Google, incluidos los dispositivos BlackBerry a color, todos los productos Symbian Series 60 Tercera Edición, la mayoría de terminales Windows Mobile, los más avanzados dispositivos de Sony Ericsson y algunos teléfonos de Motorola.

Este servicio representa un paso más en el esfuerzo de Google por aumentar su presencia en el mercado de móviles. Una estrategia en la que el movimiento más trascendente de la compañía hasta el momento ha sido el desarrollo de Android, plataforma de código abierto que puede ser utilizada por terceras partes para desarrollar aplicaciones basadas en Google y orientadas a su uso sobre teléfonos móviles.