Los smartphones con 3D, Proyecto Tango de Google,ayudarán a la NASA a desarrollar la próxima generación de robots espaciales.

En mayo, dos de estos dispositivos de Google, basados en Android y con sensores 3D, que permiten al dispositivo rastrear su propia posición y crear un modelo en tres dimensiones del espacio que le rodea, se subirán a la Estación Espacial Internacional para unirse a unas esferas del tamaño de una pelota de voley que viajan a bordo de la ISS desde 2003.

Estos robots, junto con los smartphones Proyecto Tango, podrán tomar fotografías y vídeo, realizar inspecciones utilizando sensores y enviar datos desde la estación espacial al control de la misión en Houston mediante una conexión wifi.

El Centro de investigación Ames, en Silicon Valley, cuenta con un laboratorio de investigación donde se prueba la tecnología. La NASA está investigando cómo el propio satélite puede utilizar el modelado 3D y la odometría visual para aprender y maniobrar en su entorno, basándose en lo que ve. El objetivo de la NASA son robots capaces de ejecutar tareas rutinarias, repetitivas o peligrosas en el espacio sin la intervención humana.