Inspirada en Play Store, la futura tienda online permitirá al usuario comprar y vender los componentes que prefiera para armar su teléfono móvil personalizable, como si de un Lego se tratara. El proyecto Ara promueve que el usuario construya su teléfono inteligente o, al menos, que lo configure con la mezcla de funcionalidades y características que desee.

Por 50 dólares, el futuro teléfono Google incluirá un simple marco en el que se podrán integrar las piezas que cada usuario prefiera, la pantalla, las cámaras o la CPU. Además de la extrema personalización, el sistema facilitaría una forma mucho más barata de renovar el teléfono.

En esta dirección, la compañía está desarrollando módulos biométricos que también podrán añadirse, junto a diferentes antenas o sensores. Los módulos se pueden diseñar con el Module Developers Kit (MDK) de Google, que, que contiene los patrones de referencia, las especificaciones y directrices para crear componentes innovadores.

En 2015 está previsto que se ponga en marcha el primer proyecto piloto, comercialmente hablando, de esta iniciativa. Porque en lo que se refiere a prototipos, Google ya cuenta con tres modelos de smartphone en los que trabaja.

No obstante, la viabilidad final del proyecto ha sido muy debatida, pero Paul Emerenco, que lidera el proyecto, cree que los consumidores apreciarán su flexibilidad.