HTC One M9 y Samsung Galaxy S6 son los emblemas de alto perfil de ambos fabricantes y acaban de anunciar su respaldo a la interfaz de su sistema para automóviles, que es agnóstico de la plataforma.

Los usuarios se siente muy atraídos por la posibilidad de conectar su teléfono en el coche y disfrutar de sus aplicaciones de información, entretenimiento y navegación. Esto podrían hacerlo sólo con el teléfono, pero MirrorLink, Android Auto y Apple CarPlay creen que sería más seguro construyendo mejores interfaces que las de las compañías de automóviles.

Para competir en esta carrera, hay tres elementos clave: los coches, los teléfonos y el software. MirrorLink se ha granjeado a varios grandes fabricantes de automóviles como Volkswagen y a partir de ahora, a dos de los mayores proveedores de teléfonos. También tiene un pequeño grupo de apps que están en desarrollo, entre ellas la app de navegación BringGo y la app de aparcamiendo Parkopedia. En este ámbito, ofrece un conjunto de herramientas de desarrollo sin imponer límites o reglas como pueden hacer Apple o Google.

Su desarrollo ha corrido a cargo de la organización no lucrativa Car Connectivity Consortium y carece de los recursos de marketing de CarPlay y Android Auto. El respaldo de HTC y Samsung puede ser definitivo para consolidarse como una alternativa, especialmente en el mundo Android, claro, ya que todos los teléfonos compatibles hasta ahora son Android.