Qualcomm ha presentado su nuevo procesador buque insignia para los próximos móviles premium de Android y, como siempre, el Snapdragon 888 trae varias mejoras respecto al 865, así como el inesperado cambio de número, que pasa a ser 888.

Cierto, Qualcomm nunca ha seguido el mismo patrón a la hora de nombrar sus chips, pero con las últimas versiones (empezando por el 835) siempre se incrementado con un múltiple de 10. Saltándose 23 números, el chipset de Snapdragon entra en una nueva era.

Entonces, ¿por qué 888? La respuesta más lógica es porque es China. Su cultura pone especial énfasis en los números. OnePlus pasó del 3T al 5 porque el número “4” se parece demasiado a la palabra “muerte” en chino, por ejemplo. El número 8 también es muy supersticioso. “888” se traduce en suerte por partida triple, y da muy buena suerte según la numerología china.

Pero mientras que respetar las supersticiones chinas tiene sentido para OnePlus, Qualcomm es una compañía estadounidense, lo que hace que la elección de “888” para el sistema numérico de sus Snapdragon sea algo curioso.

Si bien es cierto que hay algunos terminales con Spandragon excelentes provenientes de China, la serie de procesadores Snapdragon 8 ha sido incluida más tradicionalmente los móviles de Estados Unidos más potentes de Samsung, LG y Google, y pensamos que seguirá siendo así para la próxima generación de los chips.

Qualcomm pierde su dominio

Puede que este no sea el caso. Mientras que el anuncio de Qualcomm mencionó lo típico de que el 888 “encabezará los smartphones buque insignia de 2021”, fueron muchas las empresas que venden móviles en Estados Unidos que no aparecieron en la lista de los primeros en usarlo, como Samsung.

Aunque quizás quieran esperar a anunciarlo, todo apunta a que Qualcomm habría perdido su mayor socio.

Exynos entra en escena

El Snapdragon 888 seguramente sea el mejor procesador que Qualcomm haya fabricado jamás, como mínimo sobre papel. Además de mejorar el rendimiento en un 25 % y tener unos gráficos un 35 % más rápidos comparado con el 865, tiene un sistema Modem-RF Snapdragon X60 5G de tercera generación integrado, que “ofrecerá las velocidades 5G más rápidas comercialmente, hasta 7,5 Gbps” y gestionará mejor el calor y la energía.

Además incluye “el mayor avance arquitectónico de inteligencia artificial” con el motor de IA de Qualcomm de sexta generación, así como el ISP Spetra 580, el primero en tener un procesador de señal de imágenes triple capaz de capturar tres fotos o vídeos 4K HDR al mismo tiempo.

Y también tendrás mejoras en la seguridad, gaming y OLED, así como compatibilidad con Wi-Fi 6e y “una nueva clase de audio nítido, fiable y receptivo”.

Qualcomm pierde su dominio

Son unas prestaciones y mejoras que harían que el Galaxy S21 fuera increíble, pero este año parece que Samsung podría no estar por la labor. No es solo que la compañía no fuera parte del anuncio de Qualcomm. Samsung todavía no ha anunciado tampoco su nueva generación del procesador buque insignia Exynos, que suele llegar en otoño, antes del nuevo chip de Qualcomm.

Supuestamente llamado Exynos 2100, parece que Samsung habría rediseñado el chip con una GPU propia AMD Radeon y la misma CPU Cortex-X1 del 888.

Es sabido por todos que Samsung suele tener problemas a la hora de alcanzar la eficiencia de energía y los gráficos que ofrece Qualcomm con sus chips de la serie 8, pero si la compañía ha podido resolverlos con el 2100, la cosa cambia.

Los términos y los precios de Qualcomm fueron estrictos con el 854, lo que hizo que los terminales más premium de Samsung también tuvieron precios altísimos. Pasarse a sus propios chips podría aligerar esos costes.

Si estas especificaciones rumoreadas son ciertas, el chip Exynos más premium de Samsung, que ya encontramos en muchos móviles buque insignia en otros mercados, pasaría a competir directamente con el último y más potente procesador de Qualcomm.

Y de ser así, podría estar preparado para un público tan exigente como el estadounidense y podría quitar a Qualcomm definitivamente de la línea de buques insignia Galaxy, lo que sería un gran inconveniente para el fabricante de chips.

Presionado por todos lados

A principios de año, Google sorprendió al hacer el Pixel 5 un móvil de gama media y no un móvil premium, optando por el Snapdragon 765G, algo más lento, por delante del 865 para reducir los costes. Probablemente Google decidirá hacer lo mismo en 2021, siempre y cuando Qualcomm anuncie su sucesor antes de que Google lance el Pixel 6 el próximo otoño.

Eso podría dejar a LG y OnePlus como los únicos grandes fabricantes para el 888 en Estados Unidos, con el G9 ThinQ y el 9 Pro respectivamente. Son buenos móviles, pero lo más probable es que ambos dependan mucho de los operadores.

LG dejó de ofrecer móviles libres con el Wing, lo que les da control absoluto a los operadores sobre el precio, bloatware y actualizaciones. Y OnePlus tiene una relación irregular con los operadores estadounidenses que no sean T-Mobile, aunque uno de los móviles de OnePlus de 2020 sí que es compatible con las redes mmWave de Verizon.

Qualcomm pierde su dominio

Y si el próximo chip Exynos es tan bueno como parece, podría ponerle todavía más presión a Qualcomm. Samsung ya ha dado la licencia de sus chips a los móviles Motorola, y se rumorea que los siguientes podrían ser Oppo y Xiaomi.

Aunque lo más probable es que estos móviles sean de gama baja para empezar, demuestra un ruptura creciente entre Qualcomm y Samsung, quienes hasta no hace mucho eran socios en el diseño y la fabricación del chip.

Si Samsung consigue ofrecer velocidades similares a un precio inferior, el predominio de Qualcomm entre fabricantes de móviles como LG y Sony podría empezar a desvanecerse.

Ya hemos visto lo que Apple puede hacer con un chip propio, así que Qualcomm tiene de lo que preocuparse. Obviamente, hasta que Samsung no anuncie el Galaxy S21 no sabremos qué chip hay dentro, pero parece que no será el Snapdragon 888.

Incluso si lo fuera, está claro que Qualcomm está mirando cada vez más hacia China para vender sus chips premium. Y sus ganancias parece que no dependen de la potencia y del precio del Snapdragon 888, sino de Samsung.

Artículo original publicado en PCWorld US.