El acuerdo fue suscrito por el rector de la Politécnica, Saturnino de la Plaza, y el consejero delegado de Ericsson España, Ingemar Naeve.

El convenio, de una duración de dos años prorrogables, contempla la creación de un laboratorio para la investigación y desarrollo de diversas aplicaciones multimedia móviles.

También se prevé la concesión de becas al profesorado de la Universidad para perfeccionar su formación en centros extranjeros así como ayudas a estudiantes de licenciatura y postgrado.

Además, los alumnos de la Politécnica tendán acceso a la `zona de desarrolladores` creada por Ericsson para utilizar herramientas y tecnologías como WAP (Protocolo de Acceso Inalámbrico), GPRS (Servicio General de Radio por Paquetes), UMTS (Sistema Universal de Telecomunicaciones Móviles) o Bluetooth (conectividad sin cable).