Los eurodiputados quieren que todos los dispositivos de radiofrecuencia y sus accesorios, también los cargadores, sean compatibles y así evitar la proliferación de residuos electrónicos.

La eurodiputada alemana, Barbara Weiler, ha llegado a decir que quiere ver el final del “caos de cables” actual. No obstante, éste no es el primer intento de establecer un estándar universal para los cargadores de móviles. En 2009, la Comisión Europea, la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y los principales fabricantes de teléfonos móviles ya elaboraron un acuerdo voluntario para adoptar el conector micro USB de forma universal.

Sin embargo, Apple, que vendió nueve millones de unidades del iPhone 5s y 5c en tan sólo tres días la semana pasada, no está conforme con el acuerdo a pesar de suscribirlo.

El proyecto de ley también establece normas para otros equipos de radio, como los que abren las puertas de los vehículos o los módems, de forma que no interfieran entre sí. El comité también simplifica la burocracia y suprime la norma que obliga a los fabricantes de móviles a  registrar cierto tipo de dispositivos antes de su comercialización.

El siguiente paso es que el comité inicie las negociaciones informales con el Consejo Europeo para acelerar en todo lo posible el proceso legislativo.