Tras el ROG Phone 5 de Asus y el Red Magic 6 de Nubia, Black Shark ha presentado el último dúo de su colección de teléfonos gaming: el Black Shark 4 y el Black Shark 4 Pro.

Mientras que los teléfonos para juegos suelen tener biseles más gruesos y un diseño más voluminoso para dar cabida a características especiales como los altavoces estéreo frontales y una gran batería, la serie Black Shark 4 ha hecho las cosas un poco diferentes. 

De hecho, nos atreveríamos a decir que tiene el aspecto de un smartphone insignia estándar de 2021, pero sin comprometer las características clave que hacen que la serie Black Shark destaque entre un mar de teléfonos móviles para juegos.

Empecemos hablando de las similitudes entre el Black Shark 4 y el Black Shark 4 Pro porque, a primera vista, no parece que haya grandes diferencias entre ambos.

Por ejemplo, ambos tienen la misma pantalla FHD+ de 6,67 pulgadas con una tasa de refresco de 144Hz y una increíble tasa de entrada táctil de 720Hz, superando los 300Hz del Asus ROG Phone 5 y los 500Hz del Red Magic 6.

Aunque la tasa de entrada táctil no tiene ninguna diferencia visible, se refiere a la frecuencia con la que se registra el toque en la pantalla, lo que debería resultar en tiempos de reacción más rápidos tanto al jugar como al desplazarse por aplicaciones como Twitter e Instagram.

Sin embargo, esa no es la mayor revelación sobre la pantalla. Mientras que la mayoría de los teléfonos para juegos tienen biseles gruesos que albergan la cámara frontal y otras tecnologías, a menudo con el pretexto de que los biseles son mejores para el juego horizontal, la gama Black Shark 4 prescinde de los biseles, introduciendo en su lugar una cámara selfie perforada.

El resultado final es una pantalla mucho más limpia, parecida a la de los buques insignia de gama alta, pero ese "holepunch" podría obstruir ligeramente algunos juegos.

A diferencia del año pasado, cuando solo el Black Shark 3 Pro recibió el tratamiento de disparador físico, la característica está disponible en toda la gama Black Shark 4, aunque rediseñada en esta ocasión.

Para los que no lo sepan, el smartphone cuenta con gatillos físicos que viven dentro del cuerpo y salen cuando se quiere jugar. Parece ser una experiencia más táctil que los AirTriggers táctiles del ROG Phone 5, ofreciendo una experiencia de juego similar a la de una consola sin necesidad de accesorios adicionales.

Los gatillos pueden usarse en la mayoría de los juegos -incluso en los que no son compatibles con el mando- gracias a la tecnología de mapeo de gatillos de Xiaomi, y los gatillos también pueden usarse para activar funciones no relacionadas con el juego, como la cámara, cuando no estás jugando.

Ambos smartphones cuentan con una combinación de tecnología de carga rápida de 120 W y una batería de 4.500 mAh que, según la compañía, puede proporcionar una carga completa en tan solo 15 minutos a través de USB-C.

También hay una toma de auriculares disponible en ambos modelos, pero eso no es una gran sorpresa dada la naturaleza centrada en los jugadores de la colección.

Encontrarás una configuración de triple cámara en la parte trasera de ambos smartphones, aunque hay una ligera discrepancia en la oferta: mientras que el Black Shark 4 estándar tiene una lente principal de 48 MP, el modelo Pro tiene una cámara principal mejorada de 64 MP.

Ambas están flanqueadas por cámaras de 8 MP y 5 MP en la parte trasera, y aunque las lentes no se detallaron durante el evento, suponemos que serán una lente ultra ancha y una macro respectivamente.

Con tantas diferencias entre los dos modelos, ¿por qué optar por el modelo Pro? Se trata principalmente de un elemento: el procesador. Mientras que el modelo Pro lleva el Snapdragon 888 de gama alta utilizado por la mayoría de la competencia, el Black Shark 4 estándar lleva el Snapdragon 870.

El Snapdragon 870 sigue siendo un procesador de primera categoría, capaz de producir una gran experiencia de juego móvil, pero los jugadores tienden a querer la mayor potencia posible, por lo que este es un cambio interesante.

Aparte del procesador, la única otra diferencia tangible está en el departamento de diseño, ya que los modelos Pro lucen grandes marcas "X" iluminadas por LEDs en la parte trasera, mientras que el modelo estándar tiene una parte trasera mate más sutil, sin efectos de iluminación.

El Black Shark 4 tiene un precio de partida de 2.499 CNY (unos 280 euros) con 6 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, mientras que las configuraciones de 8 GB/128 GB y 12 GB/256 GB están disponibles en China.

El Black Shark 4 Pro comienza en 3.999 CNY (alrededor de 610) con un combo de 8 GB / 256 GB, pero para aquellos que quieren un poco más, hay 12 GB / 256 GB y 16 GB / 512 GB opciones disponibles también.

Por supuesto, los precios tienden a ser más baratos en China que en cualquier otro lugar, así que no esperes los mismos precios cuando finalmente aparezcan en España y América Latina.