BBVA ha dado un nuevo impulso a su aplicación de pagos móviles con la incorporación de nuevas funcionalidades, que permiten controlar desde el móvil controlar el gasto de cada tarjeta, delimitar su uso al comercio electrónico o sacar dinero de un cajero, bloquear temporalmente una tarjeta en caso de extravío y volverla a activar cuando se encuentra. Todo ello desde el teléfono móvil y en tiempo real.

La app es la única del mercado español que actúa como un mando a distancia de las tarjetas. Un cliente de BBVA podrá apagar su tarjeta cuando no la vaya a usar en un tiempo prolongado, o si tiene dudas de haberla perdido, y posteriormente encenderla en cualquier momento para seguir utilizándola con normalidad.

Según explica Mehmet Sezgin, responsable de Global Payments Systems en BBVA, “estas funcionalidades suponen una nueva era para los medios de pagos. La personalización de las tarjetas hasta ahora nunca ha pasado de poder elegir la foto que queremos estampar en ellas, pero ahora el cliente de BBVA tiene el control para crearlas, darlas de baja y adaptar cada uno de ellas a sus necesidades y circunstancias".

El sistema de pagos móviles está operativo en España desde diciembre de 2013 y se han superado las 570.000 descargas. Este año se ha lanzado en Chile y, en breve, llegará a Estados Unidos y México.