ARM no sólo ha adelantado los detalles este nuevo chip, sino también de otras unidades gráficas, Mali-T880, y un nuevo procesador, CCI-500, así como varias mejoras de un nuevo proceso de fabricación de 16-nm, que permitirá incrementar el rendimiento y disminuir el consumo de energía de los teléfonos inteligentes.

ARM ocupa un lugar único en la industria de los chips. La compañía no fabrica chips, pero vende las licencias de sus diseños a gigantes como Qualcomm y Samsung para dar vida a los más innovadores smartphones del mercado.

Los nuevos chips, que la firma no suministrará hasta principios de 2016 según su vicepresidente de marketing Nandan Nayampally, deberían operar a velocidades de 2,5 GHz.

Como explica Mark Hachman en la edición estadounidense de PCWorld, en general, los chips de ARM han incrementado su rendimiento más de 50 veces en los últimos cinco años, señaló el directivo, y simplemente con la plataforma Cortex-A72 continúa esta tendencia.

La nueva tecnología presta atención a las tendencias actuales del consumo, como gráficos 4K, juegos móviles y conexión a Internet de las Cosas. De hecho, sus directivos aseguran que el nuevo chip permitirá la captura de vídeo 4K a 120 fotogramas por segundo, lo que permitirá capturar imágenes a cámara lenta que hasta ahora sólo puede hacerse en los smartphones actuales en Full HD (1080p).

El nuevo Cortex A-72 es un chip de 64 bits que aumentará el rendimiento en sistemas de estas características, sin dejar de funcionar muy bien con sistemas de 32 bits, concluyen los directivos de la compañía.