Probamos el nuevo Aquaris X2, un modelo Premium de BQ que llega con el atractivo de incluir la última versión de Android One para sacudir el mercado de la gama media de terminales.

También tiene a la fotografía como su otra gran baza, ofreciendo grandes posibilidades de manejo en modo retrato y efecto desenfoque, entre otros. Veamos los aspectos que más nos han gustado.

Diseño

Esta nueva línea de diseño, muy acertada como se aprecia desde el instante que cae en tus manos, está aderezada con aluminio anodizado y cristal en su frontal, fruto de la colaboración con Corning Gorilla Glass, lo que le otorga al terminal un aspecto francamente Premium de móvil con entidad.

La posición de sus cámaras traseras y el flash se encuentran alejadas del lector de huella para impedir el contacto por error y que el sensor se ensucie.

Su pantalla de 5,65” y formato panorámico 18:9 dota al terminal de unas dimensiones proclives para utilizarlo con una sola mano, alcanzando con el pulgar a casi todas las zonas de su pantalla.

No podemos olvidar el recubrimiento IP52 introducido por la marca para garantizar la resistencia al polvo y a salpicaduras de líquidos, diferenciador dentro de esta gama de precios.

Pantalla

La nueva pantalla infinita de resolución Full HD Plus nos ofrece un valor de 428 píxeles por pulgadas en un tamaño muy manejable.

Destacar en este punto la tecnología Quantum Color Plus que nos permite tener entre las manos una pantalla vibrante en la reproducción de colores y con altos ratios de brillo asociados a sus 650 nits.

Todo un compendio para disfrutar de las series en una pantalla de cine.

Batería

Otro apartado destacable es su batería de 3100 mAh de capacidad con carga rápida QuickCharge 4+ para permitir alcanzar en apenas 30 minutos el 50% de su carga.

La optimización de la duración de la batería es algo a lo que BQ nos tiene acostumbrados, resolviendo de manera eficiente el consumo asociados a sus pantallas, algo que no ha sido menos en el Aquaris X2 Pro, sin olvidar que sigue contando con tecnologías como NFC y Radio FM, valorada por muchos usuarios.

Software

Como ya avanzábamos, la personalización del software llevada a cabo por BQ se limita a lo que es la gestión de la fotografía.

La marca opta por aliarse con Google y utilizar Android One, garantizando una experiencia nativa con el sistema operativo del móvil libre de skins o temas propietarios e innecesarios con aplicaciones de terceros.

Esto hace que podamos aprovechar funcionalidades como Google Lens, integrada en la propia aplicación de la cámara.

Valiéndose de sus sensores y de la inteligencia artificial, es posible detectar objetos o edificios, identificarlos así como mostrar información relacionada con el mismo con solo apuntar sobre ellos.

Fotografía

Como continuación a sus cámaras, tanto el Aquaris X2 que analizamos como el X2 Pro ofrecen la misma experiencia fotográfica, una gran noticia para los que tengan un presupuesto inferior, manteniendo en ambos las posibilidades Top Ten.

La doble cámara es de 12 y 5 megapíxels respectivamente con apertura focal de 1.8 y flash de doble tono, además de autoenfoque por detección de fase.

Destacan los avances conseguidos en el modo retrato, con Face Beauty integrado para aplicar una mayor iluminación a las caras, así como la posibilidad de aplicar un gran desenfoque asociado al efecto bokeh.

Aquí BQ hace un gran trabajo en base al tamaño del sensor de su cámara. Lo hemos puesto a prueba y en situaciones en las que el sujeto se encuentra alejado del fondo, el Aquaris X2 consigue unos muy buenos resultados en base a la apertura variable que puede manejar.

“Cuanto más abres el diafragma, más luz entra en la cámara y se reduce la profundidad de campo”, lo que permite obtener un efecto bokeh más natural.

También grabando vídeo en calidad Full HD hace una gran labor su estabilizador de imagen que elimina los típicos balanceos.

En definitiva, un gran terminal con Android One que refuerza su área fotográfica, sin duda una de las que más influye al usuario en su decisión de compra o renovación de terminal.