Desde que Microsoft lanzó la versión beta de Windows 7 al público general, cientos de miles de usuarios han realizado la descarga de esta nueva versión del sistema operativo. Algunos de ellos se han tomado un tiempo para escanear el sistema y detectar posibles defectos o virus ocultos.

Como resultado, Microsoft ha recibido gran cantidad de información procedente de sus analistas técnicos, lo que les ha permitido optimizar en gran medida su sistema operativo, sobre todo en lo que a los aspectos de seguridad se refiere. Y es que, aunque Microsoft siempre había guardado silencio acerca de estos problemas, la compañía ha decidido hacerlos públicos. Como apunta el vicepresidente sénior para el grupo de Windows y Windows Live Engineering, Steven Sinofsky, desde que se hizo pública la beta de Windows 7 “los beta testers han detectado cerca de 2.000 virus y, cada 15 segundo, Microsoft ha recibido un ‘Send Feedback’ (informe) durante una semana entera, lo que supone 500.000 informes en total, unos 500 por cada desarrollador”.

Desde Microsoft se muestran satisfechos por la ayuda recibida por parte de aquellos que están trabajando sobre esta versión de prueba de Windows 7, lo que les está ayudando a solventar todas aquellas incidencias que aparecerán ella solventadas en la versión definitiva de Windows 7. Se trata de optimizaciones de gran importancia teniendo en cuenta que la compañía ya anunció a principios de este mes de febrero que sólo lanzaría esta versión beta del sistema operativo, esperando a que el siguiente paso sea la Release Candidate, es decir, la versión definitiva antes de su entrada en producción comercial.

“Agradecemos los informes técnicos que nos están haciendo llegar desde nuestros miembros Connect, así como de los desarrolladores, lo que nos está ayudando a detectar más errores y resolverlos antes del lanzamiento definitivo de Windows”, sostiene Sinofsky.

Asimismo, desde Microsoft también apuntan la importancia de esta colaboración que les está permitiendo avanzar en el terreno del hardware. Y es que, según la compañía, ya han incorporado esta nueva versión en 10 millones de dispositivos, y están trabajando para facilitar la actualización a este nuevo sistema operativo a través de descargas de drivers desde Windows Update, o a través de enlaces desde la página Web del propio fabricante de hardware.

Por el momento, la firma de Redmond sigue avanzando en las mejoras de su próximo sistema operativo, del que vamos recibiendo detalles poco a poco, como el que conocíamos ayer de la versión específica de Windows 7 netbooks, a la espera de su lanzamiento definitivo al mercado, presumiblemente, y según los últimos detalles ofrecidos por Microsoft, en enero de 2010.