El vídeo en cuestión contaba con un asistente de descarga embebido para instalar la barra de herramientas de la aplicación de edición web Zango Cash.

Cada vez que los usuarios intentaban acceder al vídeo, eran dirigidos a una copia del mismo que estaba alojado en un site denominado Yootube.info.

La página en cuestión dispone de un botón en el que se invita a los usuarios a hacer clic para ver el vídeo completo y que servía para redireccionar a los usuarios a Microsoft Windows Media Video, donde se pide explícitamente que el usuario acepte el acuerdo de licencia para usuarios finales con el fin de poder acceder al contenido del vídeo.

Si el usuario acepta el acuerdo, el vídeo se descarga e intenta instalar un archivo setup.exe de Zango Cash.