Todo el mundo sabe que debería tener un software antivirus actualizado en su ordenador, pero las VPN son un poco más misteriosas para la mayoría de usuarios y usuarias. Puede que sepas que significa Red Privada Virtual, pero más allá de eso puede que no entiendas por qué querrías una.

Aquí desmitificaremos la jerga, explicaremos cómo las VPN son diferentes de los antivirus (y de las suites de seguridad) y por qué debería tener ambos.

¿Por qué deberías usar una VPN?

En pocas palabras, una VPN es una conexión a Internet encriptada. Ahora bien, si ya estás al tanto de cómo funciona el wifi, quizá sepas que cualquier red wifi protegida por contraseña ya te ofrece una conexión cifrada, pero solo entre tu dispositivo y el router o punto de acceso.

Una VPN encripta la conexión entre tu dispositivo y uno de los servidores del proveedor de VPN, que puede estar ubicado en cualquier parte del mundo. Esto significa que nadie puede ver los sitios que está visitando, los archivos que está descargando o cualquier información personal o financiera que pase a través de esa conexión.

Esto es importante por tres razones principales.

1. Seguridad

En primer lugar, si estás conectado o conectada a un wifi  público gratuito, es muy probable que no te haya pedido una contraseña. Y eso significa que la conexión no está encriptada, lo que a su vez significa que cualquiera con un software básico puede interceptar las cosas que se envían a través de esa conexión.

Algunas aplicaciones - especialmente las aplicaciones bancarias - encriptan los datos por seguridad y las contraseñas deberían ser enviadas en un formato encriptado de todos modos, pero para todo lo demás, incluyendo los mensajes y correos electrónicos que se envían como texto plano pueden ser leídos por cualquiera que quiera fisgonear.

2. Privacidad

En segundo lugar, tu ISP o el gobierno pueden ver lo que estás haciendo si no utilizas una VPN, por lo que obtendrás un nivel de privacidad mucho mejor si lo haces. 

Dado que tu dirección IP original es reemplazada por una del proveedor de VPN, también lo hace efectivamente anónimo, lo que impide que los sitios web lo rastreen.

Sin embargo, si llegas a un sitio e ingresas con un nombre de usuario y contraseña, entonces obviamente ese sitio sabe quién eres (pero se limita a la información personal que suministrantes cuando creaste la cuenta), por lo que el anonimato ofrecido por una VPN solo llega hasta cierto punto.

3. Ubicación virtual

El hecho de que un sitio web no conozca tu verdadera ubicación significa que puedes utilizar una VPN para acceder a sitios y contenidos que de otro modo no estarían disponibles.

Algunos sitios web de EE.UU., por ejemplo, bloquean todo el tráfico de la Unión Europea debido a las leyes GDPR. En lugar de poner en marcha medidas para cumplir con la protección de datos, la opción más perezosa es detectar cuando hay un visitante de Europa y simplemente evitar que use el sitio.

Pero si utilizas un servicio VPN con uno o más servidores de EE.UU., puedes conectarte a uno de esos servidores y el sitio pensará que está ubicado en los EE.UU. y te permitirá utilizarlo.

El mismo trato se aplica para el streaming de vídeo. Las restricciones de la licencia significan que algunos programas sólo pueden ser vistos en ciertas regiones. Por ejemplo, verás que no puedes ver Telecinco si estás fuera de España. 

Aunque algunos servicios están disponibles en diferentes regiones - por ejemplo, Netflix y Amazon Prime Video - el contenido varía según las regiones.

El uso de una VPN significa que puedes acceder a los servicios que desees incluso si se encuentra en un país en el que no están disponibles.

Prácticamente todos los servicios de VPN te permiten utilizar una sola cuenta en varios dispositivos, por lo que normalmente puedes proteger a toda su familia por solo un par de euros al mes. Un par que recomendamos son NordVPN y el ExpressVPN.

Encontrarás la lista completa de recomendaciones en nuestro resumen de los mejores servicios de VPN.

¿Necesito una VPN además de un antivirus?

Esperemos que ya puedas ver que una VPN es bastante diferente de un software antivirus. Ambos ofrecen un tipo de seguridad muy diferente.

El software antivirus sigue siendo necesario si tienes un ordenador portátil o un PC con Windows, y también es una buena idea ejecutarlo en su teléfono Android para proteger estos dispositivos de todo tipo de malware.

Hoy en día el malware puede tomar muchas formas, desde las irritantes, pero en gran parte benignas, ventanas emergentes hasta el software de rescate que cifra todos tus archivos para que no pueda acceder a ellos a menos que pague el rescate (e incluso entonces, no hay garantía de que obtengas las 'claves' para descifrar tus archivos).

Las suites de seguridad modernas van mucho más allá de la protección contra el malware. Pueden avisarte si una aplicación no autorizada intenta acceder a la cámara o al micrófono de tu dispositivo, pueden supervisar el uso que hacen tus hijos de las aplicaciones y los sitios web en varios dispositivos y también limitar el tiempo de pantalla que pueden tener.

Algunos añaden copias de seguridad en la nube para proteger tus archivos críticos y administradores de contraseñas para que no tengas que recordar los detalles de inicio de sesión de cientos de sitios web (o utilizar los mismos detalles para todos ellos, lo que supone un enorme riesgo de seguridad).

También encontrarás algunas suites que incluyen servicios VPN, aunque como descubrirás rápidamente, y como puedes leer en nuestras revisiones de las suites de seguridad, tienden a ser mucho más limitadas que si pagas por un servicio VPN por separado.

Dos de nuestros paquetes antivirus favoritos son Norton 360 Deluxe y Bitdefender Total Security, pero encontrarás más alternativas en nuestra guía sobre el mejor software antivirus.

El resultado final es que el antivirus es una necesidad absoluta, un paquete de seguridad es muy agradable si se beneficia de las funciones adicionales que se ofrecen y una VPN es esencial si alguna vez se conecta a un wifi público o deseas acceder a sitios y servicios bloqueados.