Según una reciente encuesta de YouGov, solo el 6 % de los británicos quiere volver a la vida de antes de la pandemia. Nadie debería pensar que todo volverá a la normalidad en los próximos meses. Incluso si las oficinas siguen las últimas regulaciones y están preparadas para recibir a los trabajadores, los empleados no tienen ninguna prisa en volver al transporte público para llegar hasta allí.

El confinamiento ha acelerado lo que ya estaba ocurriendo: una transición hacia el trabajo a distancia y el uso de Zoom y otras herramientas online para que los compañeros de trabajo se comuniquen y colaboren casi de forma tan efectiva como cara a cara.

Por supuesto, el uso de la tecnología no se ha limitado solo al lugar de trabajo. Las escuelas -o como mínimo algunas de ellas- han adoptado rápidamente Microsoft Teams, Google Classroom y otros servicios para asegurarse que sus alumnos pueden recibir y entregar deberes, así como asistir a clases virtuales mediante videollamadas.

También hemos echado mano de Internet para comprar desde la comida a nuevos cartuchos de tinta, así como agotado nuestras tarifas mientras los hijos veían contenido en Netflix y los padres intentaban participar en una videoconferencia. Incluso las visitas médicas han pasado a ser virtuales.

Mientras que ciertas cosas están volviendo poco a poco a la normalidad, nuestra dependencia con la tecnología no va a marcharse a ningún sitio.

Los cibercriminales lo saben y han aumentado sus esfuerzos para estafar a los más inocentes con documentos adjuntos peligrosos en correos electrónicos, páginas web falsas y mucho más. Los datos oficiales muestran que todo esto no hace más que empeorar.

Hemos hablado con Jesús Sánchez-Aguilera García, Director de Consumo en EMEA de McAfee, para saber exactamente de qué tenemos que estar al tanto mientras nos vamos acostumbrando a la “nueva normalidad”. Esto es lo que nos ha dicho.

La oficina tendrá un nuevo aspecto

Pese a que el gobierno gradualmente va animando a los trabajadores a volver a sus oficinas, el Reino Unido tuvo un incremento del 2,3 % en el trabajo a distancia solo en la primera semana de julio. Desde marzo, los datos de McAfee muestran un incremento en el trabajo del 9,2 % en varios países europeos, y hay muchos indicios que sugieren que eso seguirá siendo así.

Hay varios motivos que lo explican. A corto plazo, muchos se resistirán a ir en transporte público y, con las medidas de distancia social todavía en vigor, una vez las oficinas abran por completo, seguramente funcionarán a una capacidad reducida.

A largo plazo, la realidad es que, incluso cuando ya no haya medidas de distancia social, las empresas han demostrado que pueden funcionar con todo su equipo trabajando desde casa, así que la idea de unas oficinas centrales quizás pasen a ser cosa del pasado.

Al principio del confinamiento, cuando medidas como trabajar desde casa parecían temporales, es probable que muchos dejaran en un segundo plano su seguridad y privacidad online. Pero ahora que nos dirigimos a una transición hacia al teletrabajo más a largo plazo, resulta una buena idea invertir esfuerzos para asegurarnos de que nuestro despacho en casa esté protegido.

Para empezar, deberías comprobar que tienes una red privada virtual instalada en todos tus dispositivos. Si este no es el caso, deberás asegurarte de que tus datos, tanto los que tienes almacenados como los compartidos, están protegidos.

La clase, en casa

Los niños han ido volviendo a clase poco a poco, pero clases reducidas, priorización de ciertos grupos de edad y recelo de los padres de mandar sus hijos a la escuela significa que todavía tardarán en volver las clases como eran antes.

Mientras que limitar la actividad online de sus hijos era una solución a corto plazo, esto ya no funcionará a largo plazo.

Así, con los niños teniendo que seguir usando la pantalla tanto para su educación como su socialización, los padres y madres deberán asegurarse que están protegidos de amenazas online. Pueden hacerlo así:

  • Compartiendo la experiencia con sus hijos o hijas al sentarse con ellos para enseñarles, monitorizar y explicar el contexto de los nuevos entornos digitales
  • Explicándoles a los niños en su lenguaje para que se familiaricen con ciertos riesgos asociados con la actividad online
  • Comprobando sus apps, instalando una VPN, configurando ajustes de máxima seguridad y usando controles parentales en todos sus dispositivos

Gastar y gestionar el dinero también online

Aunque algunas tiendas de productos no esenciales empiezan ya a abrir sus puertas, el mundo de las compras es algo diferente al de hace seis meses. Hay medidas de distancia social, los probadores están cerrados y a los clientes se les invita a no tocar los productos ni a entrar en grupo.

Pero una vez deje de ser una novedad, las largas colas y una experiencia menos agradable podría hacer que el público dejara de ir a las tiendas físicas. En ese caso, se pasarán a la compra online, que ya ha subido un 37 % y no parará de incrementar.

Para los cibercriminales, eso significa un mayor número de compradores y banqueros digitales a los que espiar. Según un informe reciente de McAfee, la industria de servicios financieros global experimentó el número más alto jamás registrado de ataques cibernéticos.

Es por esto que es importante que los consumidores sepan cómo comprar online sin poner sus datos personales en riesgo. Las mejores formas de protegerse son:

  • Comprobar la fuente y pensárselo dos veces antes de compartir nuestra dirección de casa, número de teléfono o detalles bancarios al completar una compra o usar la banca online
  • Si la fuente no es familiar, proceder con precaución
  • Recordar siempre que, si una oferta es demasiado buena para ser verdad, es que probablemente lo sea
  • Busca páginas web fiables: ve con cuidado con las copias que parecen de instituciones bancarias y visita la página oficial del banco antes de introducir cualquier información personal

El futuro: el día a día seguirá básicamente online (por ahora)

Mientras que las restricciones van relajándose, sigue habiendo una sensación de ansiedad generalizada que puede que se imponga al deseo de volver a la vida que teníamos antes de que nos sintamos seguros. Y mientras que la gente querrá volver a ciertos aspectos de la vida de antes bastante rápido, hay otras actividades que seguirán siendo online.

Por ejemplo, según una encuesta reciente de Dynata, el 39 % de la gente ha consultado con un profesional de la salud online en los últimos meses. ¿Por qué la gente debería ahora volver a las visitas médicas en persona?

Lo mismo vale para las clases de gimnasia, visitas a casas de alquiler o compra, o incluso clases de cocina o idiomas. Mientras que tomarse una caña en el pub o ver la última película en el cine suena atractivo, cuando te enfrentas a la realidad de tener que ir en transporte público y navegar por las normas de distancia social, muchos puede que opten para ver sus películas preferidas online hasta que las restricciones no se relajen.

¿Qué significa todo esto? Cuanto más integrado esté el mundo online en nuestra vida diaria, más sofisticadas se convertirán las tácticas usadas por los cibercriminales. Así que los consumidores deben de estar al tanto en todos los aspectos de su vida online.

Es importante estar alerta de las amenazas y asegurarte de que tu seguridad online está a la última moda como lo están tus dispositivos. Esto combinado con un buen software de seguridad en todos tus dispositivos, el futuro será mucho más seguro.

Artículo original publicado en Tech Advisor UK.